Un ejemplo de transgresión para los humoristas

"Cuando me encuentre cara a cara con Dios... ¡me va a oír!". José Luis Coll fue el cómico irreverente, capaz de ironizar sobre la censura o sobre sí mismo. Los jóvenes humoristas le recuerdan hoy como el último ejemplo de la transgresión en el humor.

- Santiago Segura: "Cuando ves los programas de Tip y Coll, te das cuenta de hasta qué punto eran revolucionarios y transgresores en el franquismo y la transición. Nosotros no hemos tenido a los Monty Python, pero les teníamos a ellos. José Luis Coll se quedó con la sensación de que le habían olvidado. No se puede olvidar a los grandes cómicos porque cumplan años".

- Joaquín Reyes: "Él jugaba mucho con las palabras y el humor del absurdo. Creo que los cómicos de hoy intentamos practicar esto, porque cuanto más absurdo, más provocador. Me parecía genial aquella frase de 'Y la semana que viene... hablaremos del gobierno', como ironía sobre la censura".

Más información

- Juan Carlos Ortega: "José Luis Coll era el último ejemplo del surrealismo tierno, más emotivo, porque el de ahora es casi gore. En el mundo del humor ya no queda nadie tierno".

- José Mota: "Tenía un humor intemporal, pero parece que a los grandes cómicos sólo se les recuerda cuando fallecen. Habría que homenajear a los humoristas veteranos cuando están vivo

s, no sólo después".

Cuando falleció su compañero Luis Sánchez Polack, Tip, Coll advirtió: "Tengo que decir que esto de la muerte de Luis es mentira. Lo del entierro es mentira. Todo es una broma suya. Sigue vivo y sé que me lo voy a encontrar en cuanto salga a la calle".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de marzo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50