Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia, un país con un gran porvenir a sus espaldas

Con la población más vieja de Europa, la sociedad italiana bloquea el ascenso de los jóvenes

Los políticos italianos son los más ancianos de Europa. El presidente del Gobierno, Romano Prodi, tiene 67 años. El jefe de la oposición, Silvio Berlusconi, tiene 70. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, cumplirá pronto los 82. Pero la gerontocracia política no es una anomalía. La población italiana es la más vieja de la UE, con una media de 42 años, y la sociedad parece haber evolucionado hacia un sistema gerontocrático que bloquea el ascenso de los jóvenes.

Pocos países tratan tan bien a sus niños como Italia. Se les acoge con placer en los restaurantes, se les comprende cuando lloran, se les mima en casa y fuera. Los problemas de los pequeños italianos llegan más tarde, en la juventud. El desempleo de los menores de 25 años supera el 27% (la media europea es del 17%), pero tampoco eso es lo más grave. Lo peor es el tapón que encuentran cuando superan la treintena y, cerca de los 40, se aproximan a la edad en que deberían empezar a asumir el mando del país. Porque los mayores están ahí y no ceden su puesto.

Las pensiones suponen en Italia el 15% del PIB, frente al 10% de España y al 13% de Francia

De los casi 700.000 maestros y profesores, sólo 6.000 tienen menos de 30 años

Confindustria, la gran patronal italiana, ha presentado esta semana un informe alarmante. Ha identificado las 17.000 personas que componen la élite dirigente y ha encuestado a 6.000 de ellas. El primer resultado confirma el reforzamiento de la gerontocracia: la edad media de la élite es de 61 años. En 1990 era de 56. El segundo resultado explica la lógica por la que Italia parece encallada en una crisis política y social a repetición, lo que Romano Prodi calificó el martes ante el Senado de "transición interminable".

¿Cómo razona la élite italiana? Cuando se les pregunta por las virtudes que consideran ideales para dirigir el Estado, las empresas o las grandes organizaciones sociales, los patrones de Italia citan, por este orden, la visión estratégica y la capacidad de anticipar los problemas; la capacidad de decidir; la capacidad de innovar, y el sentido moral. Cuando se les pregunta por sus características reales, los patrones reflejan con total sinceridad las causas del bloqueo. La principal característica que se atribuyen es la de "disponer de relaciones importantes". La segunda, "privilegiar la tutela de los intereses sectoriales frente a los intereses generales". La tercera, "la defensa de los objetivos personales". La cuarta, "la riqueza personal".

El presidente de Confindustria, Luca Cordero di Montezemolo, un hombre dinámico y juvenil, pero cercano a los 60 años, dijo que el estudio era "preocupante" y reclamó a la sociedad que tomara "a los jóvenes y a su futuro como punto de referencia".

¿Por dónde se empieza a tomar a los jóvenes como "punto de referencia"? No en la política. Los sucesores naturales de los actuales dirigentes, los Prodi y Berlusconi, empiezan a ser talluditos. Massimo d'Alema, ministro de Exteriores y presidente de los Demócratas de Izquierda, tiene casi 58. Walter Veltroni, alcalde de Roma y gran esperanza de los progresistas, tiene 52. Gianfranco Fini, el joven líder de la derecha, 55. Pierferdinando Casini, líder democristiano, 52. En tal ambiente político, resulta casi normal que el inmarchitable Giulio Andreotti, con 88 años, siga sentando cátedra en el Senado.

Tampoco se empieza a tomar a los jóvenes como "punto de referencia" por la escuela. Porque los maestros italianos son los más ancianos no de Europa, sino de todo el mundo. La edad media del profesorado es de 51 años, aunque se reduce un poco, hasta los 48, en el segmento de la escuela primaria. De casi 700.000 maestros y profesores, sólo 6.000 tienen menos de 30 años. Incluso los suplentes, la categoría que suele acoger a los recién licenciados, superan en promedio los 40. Los datos resultan especialmente llamativos porque los enseñantes italianos se jubilan entre los 56 y los 58 años: hasta la reforma de 2005, bastaba cotizar 35 años para retirarse con la pensión completa. Como comparación, los enseñantes británicos tienen una media de 41 años, y los franceses, de 40.

La baja natalidad y la elevada expectativa de vida son características comunes a toda Europa occidental. En Italia, esas características resultan especialmente agudas, y unidas a la temprana edad de jubilación crean un problema financiero de extraordinaria magnitud. Por si no tuvieran bastante con una deuda monstruosa, del 106% del producto interior bruto, la más alta de Europa junto a la belga, los ministros de Economía deben hacer frente a las pensiones globalmente más onerosas. En España, las pensiones suponen el 10% del PIB, es decir, de toda la riqueza que produce el país en un año. En el Reino Unido, el 11%. En Francia, el 13%. En Italia se llevan el 15%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de marzo de 2007