Reportaje:

La brecha social pone en riesgo el futuro

La desigualdad entre ricos y pobres no ha cesado de crecer en EE UU en los últimos 25 años

El presidente George W. Bush reconoció en su último discurso sobre el estado de la Unión que los estadounidenses no están pegando por igual el bocado a la manzana del progreso y reconoció que las desigualdades no han parado de crecer durante los últimos 25 años. Y pocos días después arremetía contra los sueldos desorbitados que cobran los altos ejecutivos de las grandes corporaciones estadounidenses.

Esa brecha entre ricos y pobres en la superpotencia mundial se plasma en cifras. El 1% de las rentas más altas del país reciben el 16% de los ingresos, mientras que el 40% de los estadounidenses con las rentas más bajas ingresan el 13%. Dicho de otra manera, 1,2 millones de ricos ganan más que 45,5 millones de pobres, incluso después de haber pagado impuestos. Ese 1% de los estadounidenses paga, por cierto, una cuarta parte de los impuestos federales.

Más información

Papel de Robin Hood

El proyecto de presupuesto para el ejercicio 2008 presentado por la Casa Blanca es, sin embargo, escaso a la hora de presentar iniciativas que permitan corregir la situación. La oposición demócrata se muestra dispuesta a hacer el papel de Robin Hood y quiere utilizar su control de ambas cámaras del Congreso para introducir enmiendas que permitan dar un toque más social al plan fiscal que entrará en vigor el próximo 1 de octubre y desmontar los premios que se conceden a los ricos.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dedicó también su atención en un reciente discurso al problema creciente que plantea la desigualdad para el futuro de este país. Alertó del riesgo de que los estadounidenses se muestran cada vez más reticentes a aceptar el dinamismo de la economía, un principio esencial para el progreso de Estados Unidos y sobre el que se sustenta la idea del sueño americano.

"Si cada persona es libre para desarrollar y aplicar su talento, tanto el individuo como la economía se benefician", dijo el gurú de la Reserva Federal. Pero a renglón seguido, Bernanke pidió a los dirigentes políticos en el Capitolio que eviten utilizar el debate sobre los ganadores y perdedores del progreso económico para restar flexibilidad al mercado laboral o para crear barreras a la inversión y al comercio.

G. W. Bush, en la presentación del presupuesto para 2008.
G. W. Bush, en la presentación del presupuesto para 2008.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 24 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50