Entrevista:ELENA SALGADO | Ministra de Sanidad | Regulación del consumo de alcohol

"El 90% de los que han hablado de la ley no la había leído"

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, tiene fama de dura y buena encajadora. El martes tuvo que tomar una decisión insólita en un ministro: detener la tramitación del proyecto de la llamada ley antialcohol -una norma dirigida a frenar el consumo en menores- cuando ya estaba casi listo para ir al Consejo de Ministros y plegarse -aunque a ella no le guste esa expresión- a las presiones políticas y los intereses comerciales del sector. Durante la entrevista todavía se le nota la "frustración" que le ha causado la decisión.

Pregunta. ¿Ha sido éste su peor momento como ministra?

Respuesta. No, desde luego que no. El peor momento fue el atentado de ETA del 30 de diciembre. Éste es simplemente un momento en el que algo no sale como a una le hubiera gustado y como una cree que tendría que haber salido.

"Los viticultores sabían que la norma no se iba a aprobar si no existía el consenso suficiente"
"Esta ley estaba dirigida a las familias, que ven a sus hijos adolescentes tomar alcohol"
Más información

P. Se ha dicho que los primeros enemigos de la ley estaban en el Gobierno. ¿Ha recibido el pésame de muchos compañeros de gabinete?

R. Sí, he recibido muchos mensajes de apoyo, sobre todo de amigos y también de compañeros del Gobierno. Y la verdad es que se agradecen mucho.

P. ¿No cree que le hubiera venido bien un mayor apoyo durante las negociaciones del presidente del Gobierno o de la ministra de Agricultura? Ellos han hablado de la ley, pero parece que su interés era más calmar a los viticultores que defender el proyecto que usted estaba preparando.

R. Es cierto que en un equipo de varias personas hay varias sensibilidades distintas. Por eso nos reunimos en el Consejo de Ministros, para coordinar estos diferentes puntos de vista. Pero es verdad que ha habido esas declaraciones que usted dice.

P. Una vez abandonado el proyecto de ley, ¿cabe la posibilidad de actuar de alguna manera, mediante decretos o normas de otro rango? Por ejemplo para comunidades como Castilla y León y Asturias, en las que la venta de alcohol a menores está permitida.

R. No, ahora para regular eso tendrían que hacerlo las comunidades con leyes propias. Desde el ministerio sólo se puede actuar con rango de ley. Lo que tenemos que hacer es que este asunto sea una tarea sanitaria. Hay que trabajar para que todos seamos conscientes del peligro que supone el alcohol para los menores. Es el momento de que hablen mucho los médicos y la sociedad civil, que no son sólo los viticultores.

P. Viendo el último borrador de la ley, parece increíble que usted no fuera capaz de convencer a los viticultores de que la ley no les iba a suponer un perjuicio. ¿Por qué ha sido?

R. Mi percepción en este asunto es que tenían una posición ya tomada. Además, sabían que la norma no se iba a aprobar si no existía el consenso suficiente, y mi tarea era trabajar para que ese consenso se produjera. Eso tenía que hacerse en un ámbito que permitiera trabajar, pero declaraciones y fotografías como las de los líderes del PP contra la ley e incitando al consumo de alcohol han hecho esa tarea imposible, porque era imposible llegar a un acuerdo con tantas presiones como había. Así no se podía llegar a acordar una ley que respondiera a las necesidades, que eran y son evitar que los menores beban.

P. ¿Cree que una ley parecida, restrictiva con el consumo del alcohol, incluyendo el vino, sería posible en otros países de tradición vinícola, como Francia?

R. De hecho, Francia tiene una ley desde 1991 que es mucho más dura que la que preparábamos nosotros. Es desesperante que la gente dijera que esta ley era impensable en países mediterráneos o con una tradición vinícola arraigada. Me atrevería a decir que el 90% de quienes han hablado de esta ley no se la han leído. Y estoy segura de que el 100% de los que hablan de otros países productores tienen un desconocimiento absoluto de lo que sucede ahí.

P. A falta de una ley, ¿qué medidas concretas va a tomar el Ministerio de Sanidad para conseguir reducir el alcoholismo entre los jóvenes?

R. Lo primero que hay que decir es que esta ley estaba dirigida sobre todo a las familias, que ven a sus hijos adolescentes tomar alcohol y hay que ayudarles. Por eso hemos anunciado que seguiremos trabajando haciendo campañas y estudios. La ley contaba con el apoyo de las familias, las asociaciones de consumidores y los profesionales sanitarios, y vamos a seguir trabajando con ellos.

P. Usted ha dicho ya que esta será su única legislatura como ministra. ¿Le recomendaría a su sucesor en el cargo que retome la ley?

R. Un ministro no trabaja solo. Es tanto más útil cuanto más conecta con la sociedad. Por eso lo que espero es que este tema se convierta en los próximos meses en una inquietud social. El debate sobre la ley ha servido para situar el aspecto sanitario del consumo del alcohol por menores en el mapa. Por eso espero que cuando llegue mi sucesor, no tendré que hacerle ninguna recomendación. Será un tema que esté en la calle y una exigencia social que tendrá que cumplir.

Elena Salgado, ministra de Sanidad.
Elena Salgado, ministra de Sanidad.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción