El TSJC falla contra la Generalitat en un contencioso con una constructora

El conflicto entre la promotora Med Group y el Ayuntamiento de Cambrils (Baix Camp) por la construcción de 520 viviendas y un campo de golf de 27 hoyos en el entorno del parque modernista Parc Samà vivió ayer un nuevo episodio. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado una rebaja del proyecto que aprobó la Generalitat en noviembre de 2003, que pretendía reducir la edificabilidad de 520 a 180 viviendas y de 27 a 18 hoyos el campo de golf. Sin embargo, el fallo, que ayer hizo público Med Group, sólo es una victoria parcial de esta empresa vinculada a un fondo de inversión del magnate americano y filántropo de origen húngaro George Soros: la normativa de Cambrils impide la construcción de cualquier vivienda en el entorno del Parc Samà, declarado suelo no urbanizable.

El TSJC considera que la Generalitat, en concreto la Comisión Territorial de Urbanismo de Tarragona, no dispuso de la documentación necesaria para aprobar la rebaja del proyecto de acuerdo con la Ley de Urbanismo catalana de 2003. Sin embargo, después de 2003 Cambrils acometió una revisión de su planeamiento urbanístico, que se aprobó en 2006 y que califica los terrenos del Parc Samà como no urbanizables. Por tanto, Med Group sigue sin poder construir su complejo, que sería el tercero en la comarca del Baix Camp después de Aigüesverds (Reus) y Bonmont (Mont-roig del Camp), todos vinculados a un campo de golf y destinados a una clientela de clase alta.

La empresa ha recurrido ante el TSJC la normativa municipal urbanística de Cambrils, en un caso aún por resolver. Fuentes de la promotora señalaron ayer que utilizarán esta sentencia favorable como prueba a su favor.

La construcción del complejo ha marcado la vida política de Cambrils desde 2003, cuando PSC, ERC e ICV se unieron para arrebatar el poder municipal a CiU y PP, que defendían el proyecto de Med Group, mediante una moción de censura poco antes de las elecciones. Luego las urnas dieron mayoría a las izquierdas, que siguen gobernando unidas y siguen rechazando el complejo residencial.

Fuentes municipales y jurídicas dan por improbable la construcción de la urbanización de Med Group en el Parc Samà y circunscriben la batalla legal a una lucha de la empresa por pactar indemnizaciones con la Generalitat y el Ayuntamiento. "Al final deberá haber un pacto a tres bandas", decía ayer uno de los actores del caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50