Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la inseguridad ciudadana

Vecinos de Olivella contratarán seguridad privada para protegerse de los robos violentos

Los propietarios han pedido permiso al municipio, tras el asalto a una casa el pasado jueves

Un grupo de vecinos de la lujosa urbanización Mas Mestre, en el municipio de Olivella (Garraf), ha solicitado el beneplácito del Ayuntamiento para poder contratar un servicio de vigilancia privada que garantice la seguridad de sus viviendas. La demanda ha llegado tras el asalto violento que se produjo la madrugada del jueves en un inmueble de esta urbanización, en el que cuatro encapuchados entraron en la casa y retuvieron atada a la propietaria, a la que estuvieron amenazando con un cuchillo mientras cometían el robo. El Consistorio acepta su propuesta con condiciones.

En un sector de Mas Mestre viven varias familias extranjeras, con un alto poder adquisitivo, que en su día compraron la casa en esta urbanización atraídos por el paisaje del municipio, ya que una parte importante de Olivella está dentro del parque natural del Garraf. Han sido estas familias, entre ellas, la que el jueves sufrió el asalto (de origen británico) las que han planteado al Ayuntamiento la posibilidad de que ellas mismas contraten un servicio de vigilancia privada para que protejan la zona de Mas Mestre en la que viven, dando cobertura a una docena de viviendas unifamiliares aisladas.

El Consistorio parece estar dispuesto a aceptar esta medida, siempre que los vigilantes que se contraten se centren en la protección en el interior de las viviendas, aunque también podrían patrullar por las calles. Eso sí, la condición sería que nunca ejecuten acciones que condicionen el uso del espacio público, como cortar la circulación de vehículos por la zona.

El concejal de Seguridad Ciudadana de Olivella, el socialista Juli Veciana, ha lamentado el violento asalto y asegura que el Ayuntamiento hace todo lo que puede para garantizar la seguridad y evitar que estos robos se repitan. Pero no es fácil. Olivella tiene un término municipal de casi 40 kilómetros cuadrados y sus seis urbanizaciones suman 83 kilómetros de longitud. En la de Mas Mestre viven unas 300 personas entre semana, cifra que se duplica en fin de semana. Estas características hacen muy difícil que la seguridad pueda ser completamente eficaz, por mucho que aumente la presencia policial.

Vigilantes no armados

En el Garraf es la Guardia Civil la que ostenta las competencias de seguridad ciudadana, hasta el próximo 1 de noviembre, día en que se desplieguen los Mossos d'Esquadra. "Pero no se trata de sustituir un cuerpo policial por otro, sino de aumentar el número de agentes", apunta Veciana. Olivella cuenta con una plantilla de seis vigilantes municipales (la ley les impide ir armados) y está previsto ampliarla próximamente con dos agentes más.

Según Veciana, hace un año ya hubo una oleada de robos en viviendas del municipio -también en Mas Mestre- en los que actuaron bandas de las llamadas silenciosas, pero en ningún caso llegaron a utilizar la violencia. Fruto de la presión vecinal y del Consistorio, en consonancia con lo que sucedía en otras comarcas catalanas, llegó al Garraf un importante refuerzo policial que hasta ahora parecía haber dado buenos resultados. En parte porque "ahora se ve más policía que hace dos años", señala el concejal. Pero el asalto del jueves ha puesto nuevamente en alerta tanto al Ayuntamiento como a los vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 2007