La precampaña del 27-M

Zapatero afirma que será "inflexible" con la corrupción urbanística, "del color que sea"

El presidente asegura que sólo los alcaldes y jefes de Gobierno del PSOE harán políticas sociales

"Se gana con la palabra y no con el insulto, se gana con las ideas y no con las descalificaciones, se gana escuchando y no pidiendo siempre que te escuchen". Esta fue una de las recomendaciones que ayer hizo el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, a los cientos de candidatos a las alcaldías de España, así como a los aspirantes a serlo. Estos últimos fueron los protagonistas del acto que ayer se realizó en la localidad madrileña de Leganés en el que se presentaron los candidatos a las alcaldías de más de 50.000 habitantes. Las políticas sociales, y "no la beneficencia", la vivienda y la lucha contra la corrupción urbánística, fueron las líneas maestras de su discurso. "Este Gobierno, como está demostrando la Fiscalía Anticorrupción, en municipios del color que sea, va a ser inflexible contra la corrupción urbanística, porque sobra. Y la vamos a quitar del futuro de nuestras ciudades y autonomías", auguró el presidente.

Más información

En este acto de la larga precampaña hasta las elecciones municipales y autonómicas del 27 de mayo, el jefe del Ejecutivo citó con énfasis la Ley de Dependencia o de Autonomía Personal, cuya aplicación depende en buena medida de las autonomías y de los ayuntamientos. "Ya os digo quienes se van a implicar en estas políticas: los representantes socialistas en ayuntamientos y comunidades autónomas porque son los que creen en las políticas sociales y no en la beneficencia, como creen otros".

Y continuó con la sanidad, la educación y la vivienda. Y esas materias fluyeron de manera natural toda vez que fueron a las que se refirieron los ocho candidatos a otras tantas alcaldías en representación de los 80 aspirantes y también alcaldes que ocuparon el estrado. En primera fila, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, muy aplaudida, flanqueada por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y el secretario de Organización y responsable de la campaña, José Blanco, escucharon del presidente la traslación de las políticas del Gobierno a las autonomías y ayuntamientos, aspectos que aprovecharán los candidatos socialistas para sus respectivas campañas.

La exhibición de datos económicos y de empleo que hizo el presidente le sirvieron para hacer un discurso casi triunfalista de la marcha del país, aunque siempre puso el toque de modestia al atribuir el éxito a la sociedad, con cita expresa a sindicatos y empresarios. España ha crecido en 2006 más que los ocho países más industrializados del mundo y la legislatura terminará en 2008 con más de tres millones de nuevos puestos de trabajo.

Censuras a Aguirre

Todas las políticas que el Gobierno ha puesto en marcha las comparó con las realizadas en algunas comunidades. En realidad eran excusas dialécticas para hablar de Madrid, y, por tanto, para censurar a la presidenta de esa autonomía, Esperanza Aguirre, y pedir a Rafael Simancas, candidato socialista a la presidencia madrileña, que cambie las cosas. Principalmente en Sanidad y en Educación.

Todos los intervinientes, aspirantes por tanto a gobernar en sitios que lo hace el PP, aseguraron que sus políticas serán diferentes y, con ellos, las ciudades cambiarán para mejor. La conductora del acto fue la candidata a la alcaldía de Valencia, Carmen Alborch, que repartió piropos sin fin a sus compañeros y compañeras cuando les invitaba a tomar la palabra. Los elegidos no lo fueron por el azar sino que en ellos se ven serias posibilidades de ganar las elecciones en sus respectivas ciudades. Aina Calvo, candidata a la alcaldía de la ciudad de Palma, aseguró que en Baleares se mira "con estupor" el mantenimiento de cargos públicos "que hacen caja y no hacen ciudad". Abel Caballero, candidato a la alcaldía de Vigo, ex ministro con larga militancia y experiencia en cargos públicos del PSOE, apostó por mejorar la movilidad de la ciudad con más y mejor transporte público, además de reclamar el AVE "que el PP eliminó".

Los candidatos a la alcaldía de Leganés (Madrid), Rafael Gómez Montoya; de Huelva, Manuela Parralo y de Valladolid, Soraya Rodríguez, defendieron modelos de ciudad "más humanas". Ésta última denunció "la trama de corrupción urbanística" de Valladolid. Miguel Sebastián, candidato madrileño, negó que Madrid "sea de derechas" y ofreció ser "un servidor público que atienda a los ciudadanos y no dé lecciones".

De izquierda a derecha: Patxi Lazcoz (candidato a la alcaldía de Vitoria), Manuela Parralo (Huelva), Soraya Rodríguez (Valladolid), Carmen Alborch (Valencia), Miguel Sebastián (Madrid), Aina Calvo (Palma), Rafael Gómez Montoya (Leganés), Abel Caballero (Vigo) y el aspirante a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, junto a Zapatero y De la Vega (en el centro).
De izquierda a derecha: Patxi Lazcoz (candidato a la alcaldía de Vitoria), Manuela Parralo (Huelva), Soraya Rodríguez (Valladolid), Carmen Alborch (Valencia), Miguel Sebastián (Madrid), Aina Calvo (Palma), Rafael Gómez Montoya (Leganés), Abel Caballero (Vigo) y el aspirante a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, junto a Zapatero y De la Vega (en el centro).RICARDO GUTIÉRREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50