Vivienda defiende el plan de 8.300 pisos en Getxo porque preserva "zonas libres"

El viceconsejero Dean recalca que no cederán al "chantaje" de la oposición vecinal

El Departamento de Vivienda defiende el proyecto de construir en Getxo 8.300 pisos en una superficie de 250 hectáreas -la mayor actuación urbanística en Vizcaya en los últimos años- por combinar actividad económica con la preservación de 150 hectáreas para "espacios libres". El viceconsejero de Vivienda, Javier Dean, aseguró que no cederán "al chantaje de unos particulares", en referencia a los vecinos movilizados contra el proyecto en la zona de Andra Mari. Agregó que este colectivo "no veía problemas" en el plan anterior de construir chalés "sin espacios públicos".

Más información

El viceconsejero quiso comparecer ayer en Getxo, junto a uno de los ediles de Ezker Batua en el municipio, para salir al paso de las protestas de los vecinos. Más de 2.000 residentes se manifestaron el pasado domingo en contra del plan urbanístico, que, según aseguraron, terminará con "el único pulmón verde de Getxo". Se trata de la única zona que le queda al municipio para su desarrollo urbanístico. Está salpicada de caseríos, con un centenar de inmuebles, y, según los vecinos, el proyecto supondría el derribo de 82.

Dean aseguró que los "verdaderos intereses" de estos vecinos no se corresponden con los de "toda la población de Getxo". A su juicio, "lo escandaloso" es que las 250 hectáreas de Andra Mari "se llenaran con chalés". El plan general de ordenación urbana (PGOU) vigente contempla 2.173 viviendas, la mayoría libres (605 serían protegidas) y de estructura unifamiliar o bifamiliar. La revisión defendida por el consistorio, gobernado por PNV-EA y Ezker Batua, prevé 8.368 viviendas, de las que 4.700 serían de protección oficial, 809 tasadas y 2.859 libres, e incluye un parque empresarial. Se ha aprobado ya el avance del plan y ahora está en fase de alegaciones antes de su aprobación inicial por el consistorio.

Fase de inicio

"El proceso no ha hecho más que comenzar y toda la población de Getxo podrá participar", aseguró el viceconsejero, que enfatizó que se contará con "la opinión del conjunto de la ciudadanía y no sólo de unos pocos". Deán consideró sintomático que el PP y Batasuna estén de acuerdo en su oposición al nuevo plan. "Cuando coinciden no suele ser para cosa buena", opinó.

Sobre el rechazo de grupos ecologistas, que también se manifestaron el domingo en contra del plan, expresó su confianza en que "llegaremos a un acuerdo". "El proyecto tiene la filosofía de preservar zonas de especial protección". El Ayuntamiento va a encargar un estudio conjunto de evaluación de impacto ambiental, "aunque no es obligatorio", precisó Dean.

"No vamos a ceder al chantaje de unos particulares y de dos partidos que no veían problemas en cerrar [Andra Mari] para chalés sin espacios públicos". El viceconsejero manifestó que la "carga importante" de vivienda protegida en el plan y su control público garantiza "que no haya especulación, un riesgo muy grave que había con el modelo anterior".

Dean aseguró que el plan aún no tiene el diseño definitivo y rechazó que haya una densidad alta de vivienda. "Es más bien baja en relación a otras operaciones en marcha en Euskadi". El concejal de Ezker Batua Iñaki Urkiza avanzó que algunas sugerencias de los vecinos se han incorporado a la revisión del plan, que se someterá a aprobación inicial en un plazo estimado de cuatro meses. Su ratificación definitiva, que debe tener el visto bueno del Gobierno, se produciría para mediados de 2008, según los cálculos del Departamento de Vivienda.

En relación al derribo de viviendas, Javier Dean afirmó que el avance urbanístico "no especifica" ningún caso concreto y señaló que los primeros estudios realizados apuntan la posibilidad de que no se vean afectadas. El PSE, el otro partido de la oposición junto al PP, ha criticado esta semana la manera en que se ha tramitado el proyecto, sobre el que emitirán su opinión cuando lo analicen "de manera profunda", señala el edil y candidato a la alcaldía Luis Almansa. A su juicio, se ha elaborado "de sopetón, sin contar absolutamente con nadie y planteándolo a la opinión pública casi como un documento definitivo. Tenían que haber hecho un trabajo previo de información, de acuerdo, consenso y diálogo, antes de elaborar ese avance del plan general".

El PSE opina que las 8.300 viviendas "posiblemente sean un exceso" y ve "comprensible la inquietud de todos los vecinos de Andra Mari".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 31 de enero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50