Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La custodia de una niña enfrenta a la justicia española y la de EE UU

La madre lleva dos meses presa en Nueva Jersey por no entregar a su hija

La familia de María José Carrascosa considera una "salvajada" la fianza de 386.000 euros impuesta por un tribunal de EE UU a esta abogada valenciana, acusada de desacato y secuestro al no entregar su hija, que tiene la doble nacionalidad, a su ex marido estadounidense, Peter Innes. El caso enfrenta a la justicia de ambos países, dado que la Audiencia de Valencia considera legal la permanencia de la menor en España.

La familia de Carrascosa asegura que la justicia española ha atribuido la custodia a la madre, pero los representantes de Innes lo niegan. Según su abogada, la Audiencia de Valencia se limita a declarar que Carrascosa no está obligada a devolver a su hija Victoria, de seis años, a EE UU. La pequeña se encuentra ahora bajo el cuidado de su familia valenciana.

La abogada de Innes, Elena Zarraluqui, afirma que ambos progenitores firmaron un acuerdo prematrimonial en el que se comprometían, en caso de separación o divorcio, a someterse a las leyes del Estado de Nueva Jersey, donde residían. Considera que Carrascosa incumplió lo firmado al llevarse a Victoria a España en enero de 2005.

Mientras la pequeña está en Valencia, su madre, de 43 años, se encuentra encarcelada en la prisión de Bergen Yale, en Nueva Jersey, desde el 21 de noviembre de 2006. Un juez le rebajó el miércoles la fianza a medio millón de dólares (386.000 euros). No podría salir de prisión aunque la abone, porque otro juez le ha impuesto arresto hasta que entregue a su hija. Tras permanecer tres meses escondida de la justicia de EE UU, fue detenida por desacato a la autoridad y por secuestro. El marido la denunció hace un año y medio.

Carrascosa, licenciada en Derecho Internacional, también denunció a su ex marido por maltrato. Le acusó incluso de intento de asesinato por envenenamiento con pesticidas. Innes asegura que estas acusaciones son falsas y que el único objetivo de su ex mujer es evadir la justicia norteamericana y alejar a Victoria de sus manos.

El conflicto familiar se ha traducido en un choque entre los tribunales de ambos países. La justicia de EE UU ha resuelto que la menor debe estar con su padre en su país.

"Aunque mi hermana quisiera llevar a su hija a EE UU no podría, porque el pasaporte de mi sobrina lo tiene la Audiencia Provincial de Valencia", manifestó ayer Victoria Carrascosa. Ésta mostró su preocupación por la salud de la presa, "porque no le dan la medicación que necesita", para compensar la ausencia de tiroides. El padre, José Carrascosa, manifestó que la noche del miércoles habló con su hija y la encontró "muy desalentada y descorazonada". "La están tratando peor que a los de Guantánamo", añadió.

La audiencia de Valencia declina comentar el caso al tratarse de una menor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007