Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Unamuno en Hollywood

En el portentoso capítulo 31º de Niebla, de Miguel de Unamuno, su protagonista, Augusto Pérez, acude desesperado a casa del escritor para consultarle la diabólica idea que le anida en la cabeza: quitarse la vida. Unamuno contesta a su criatura que no puede suicidarse simplemente porque no está vivo (aunque tampoco muerto), que no existe más que como ente de ficción. Si el guionista Zach Helm ha leído Niebla sólo lo puede contestar él, pero lo cierto es que la escritura para su primer largometraje contiene no pocos paralelismos con el universo metaliterario del autor español, entre ellos la visita del personaje al hogar del autor para rogarle que no escriba el desenlace previsto para su historia de ficción que él cree real.

MÁS EXTRAÑO QUE LA FICCIÓN

Dirección: Marc Forster. Intérpretes: Will Ferrell, Emma Thompson, Dustin Hoffman, Maggie Gyllenhaal. Género: comedia dramática. EE UU, 2006. Duración: 113 minutos.

Mientras, Marc Forster dirige la función con elegancia y se ayuda de infografías sobreimpresionadas en la pantalla quizá para retratar a una marioneta movida por unos hilos anclados en el determinismo. Simpática aunque finalmente menos profunda de lo apuntado a lo largo de buena parte del metraje, Más extraño que la ficción termina lamentablemente apelando a un público alejado de la intelectualidad y mucho más cercano de la búsqueda de un final feliz que le permita seguir con su tranquila existencia (de marioneta real).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007