Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente no pone reparos a las plantas de Pescanova en Lugo

El Gobierno gallego no pone objeciones medioambientales a las nuevas piscifactorías que Pescanova pretende abrir en Lugo y que la Consellería de Pesca incluye en el plan de acuicultura que aprobará en marzo. Fuentes conocedoras del plan, promovido por la Xunta para ubicar las granjas marinas que se construirán en los próximos años, señalan que el emplazamiento elegido para estas instalaciones de la multinacional gallega cuenta con el visto bueno de la Consellería de Medio Ambiente.

Los enclaves de Xove y Ribadeo donde se construirán las plantas de Pescanova fueron seleccionados para minimizar el impacto de las piscifactorías en el litoral gallego. Según la Xunta, las tres instalaciones -una de ellas es una ampliación de una granja marina ya existente- fueron las alternativas elegidas por la empresa después de que su proyecto para cabo Touriñán fuese paralizado por el bipartito porque afectaba a terrenos protegidos dentro de la Red Natura.

Representantes del Gobierno gallego y de Pescanova se reunieron ayer para abordar los detalles de las plantas que se pretenden abrir en Lugo. Según la Consellería de Pesca, se trató de una "reunión privada" como las que se mantienen desde hace meses. La compañía pesquera presentó en junio pasado en la Xunta las propuestas concretas para estas tres granjas de engorde de rodaballo, después de que el bipartito le diera a elegir entre otros nueve enclaves.

Más producción

En Ribadeo se pretende crear una piscifactoría en Penedo do Corvo con una inversión de 42,5 millones de euros, una superficie de 270.706 metros cuadrados y una producción anual estimada de 2.000 toneladas de rodaballo. En Xove, con un presupuesto de unos 17 millones, se ampliarán las instalaciones de Praia de Lago en 35.967 metros cuadrados, con el objetivo de sacar al mercado 4.500 toneladas más de pescado. En este último municipio se pondrá en marcha en Morás una nueva piscifactoría de 76.000 metros cuadrados que producirá 1.200 toneladas y que supondrá un desembolso de 62 millones.

La producción total de estas plantas -5.700 toneladas- será mayor que la prevista en Touriñán cuando Pescanova presentó el proyecto al anterior Gobierno autónomo del PP, que oscilaba entre las 3.000 y las 4.000 toneladas. Para poner en marcha las instalaciones en Lugo la multinacional recibirá 60 millones de euros de subvenciones, la mitad de la inversión prevista.

La creación de estas tres plantas de Lugo es uno de los cambios introducidos por el bipartito en el plan de piscifactorías que redactó el anterior Gobierno del PP. En la revisión del documento, cuyo borrador ya ha sido presentado al sector, están implicadas las consellerías de Pesca, Política Territorial y Medio Ambiente, que han cambiado la ubicación de todas las plantas que afectaban a espacios protegidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de enero de 2007