Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los 28 días que dejaron al descubierto a Matas

El 'caso Andratx' salpica al presidente balear al descubrirse que su consejero alertó al alcalde Hidalgo de la acción judicial

En el estreno de sus cincuenta años, Jaume Matas se resguarda del frío moderado con bufandas, gabardinas y tabardos plumeros nórdicos. El temblor, la intensidad política, por el escándalo de supuesta corrupción en Andratx se multiplica tras conocerse que José María Rodríguez, el consejero de Interior de su Gobierno de Baleares, del PP, alertó antes de su detención al principal implicado, el alcalde de Andratx, Eugenio Hidalgo. Es "un hecho incontrovertible", dice el juez del caso Andratx: el edil Hidalgo, antes de ser arrestado, fue "avisado y conocía la acción judicial que iba a desarrollarse el lunes 27 de noviembre y esperaba la intervención".

Matas se reunió en su despacho oficial con Hidalgo y con el consejero Rodríguez 40 horas antes de la detención. Hidalgo y Rodríguez (que además es secretario general del PP balear) también se reunieron por la mañana. La fiscalía imputa al edil y al funcionario Jaume Gibert los delitos de cohecho, falsedad documental, contra la ordenación del territorio, prevaricación urbanística, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas y blanqueo de capitales.

MÁS INFORMACIÓN

El chivatazo está grabado y tuvo consecuencias. Hora y media antes de la detención, Rodríguez habló con el alcalde por teléfono. Ocho días después del arresto, el juez, a petición del fiscal, intervino el teléfono del consejero "por indicios serios" de posible relación con un delito de encubrimiento y revelación de secretos y con la trama delictiva. A los nueve días las escuchas se levantaron. Esta es la película de 28 semanas de vértigo.

- El juez decide. 22 de noviembre. Jueves. Juzgado 12 de Palma. El juez Álvaro Latorre firma el auto para el día 27 que implica los dos primeros arrestos de políticos baleares: Hidalgo y el director general de Ordenación del territorio del Gobierno de Matas, Jaume Massot. Caerá un funcionario socio del edil, Jaume Gibert. Dicta 15 registros simultáneos en sedes oficiales, domicilios y despachos. Guardia Civil, Fiscalía Anticorrupción y Agencia Tributaria están coordinados.

- Llega el fiscal general. 24 de noviembre. Viernes al mediodía. El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, inaugura con Matas la sede de la fiscalía en Palma. Tras los discursos, el jefe de la fiscalía invita a la cúpula fiscal y del Gobierno balear, en La Sal del Club de Mar, en el paseo Marítimo. Toman foie-gras, ensalada de bogavante, y, de segundo, pescado o carne. Matas, siempre a dieta, toma pescado.

- Cita en el hotel. 25 de noviembre. Sábado. 9.30. El alcalde y ex guardia civil Hidalgo -con el teléfono pinchado desde 100 días antes- se siente vigilado. Reclama ver a Matas y éste le remite a Rodríguez. Se citan en el hotel Meliá Victoria, un lugar clásico, de lujo. Consejero y edil desayunan cara a cara. Llaman a Matas: se verán con urgencia el mismo día.

25 de noviembre. Sábado. 18.15. Presidencia del Gobierno balear, Consulado del Mar, otra vez el paseo marítimo. Matas acude al despacho oficial de manera excepcional un sábado por la tarde para recibir a Hidalgo y al consejero jefe del aparato del PP. El presidente vive cerca, a tres minutos a pie. Ha estrenado un piso de una planta, un tercio de un palacete señorial.

- Trabajo dominical. 26 de noviembre. Domingo. 11.30. El alcalde Hidalgo va al Ayuntamiento de Andratx, un viejo castillo mansión. Cita a su segundo y ahora sustituto, Jaume Porsell, del PP. Hablan fuera del edificio 25 minutos. La esposa del alcalde le telefonea y éste le dice que está en el despacho haciendo "limpieza". El juez y el fiscal aseguran que destruyó documentación en el ayuntamiento y en su casa "tras una reunión mantenida el día anterior" con el consejero Rodríguez.

El alcalde salió del consistorio cargado. Al juez le dijo que nadie le avisó de su arresto pero que el consejero le apuntó el día antes "que iba a haber lío". Negó que Matas le informara y manifestó que "tiró unas bolsas al contenedor de reciclaje" porque "si había alguna intervención quería tener el despacho en orden".

- La llamada. Día 27. Lunes a las 8.11. En el día D, Rodríguez habla con Hidalgo de la acción judicial: "No te preocupes ya tengo yo articulada una cosa. Lo que ocurre es que hemos de esperar a ver qué nos dicen ¿no? porque tampoco no... La información es que sería hoy, pero no sé, hay que esperar acontecimientos". Hidalgo recuerda: "Quedamos hoy a las once de la mañana en el Gabinete de presidencia" con Matas y el abogado habitual del PP, Rafael Perera. El consejero llamará a Perera para "que esté pendiente" y "para coger el auto en mano" en Andratx. "Lo que sabemos, no sabemos de qué va el tema (...) hay que esperar a que mueva ficha". Hidalgo dice que se da de baja del PP y el consejero indica si "la detención que sea (d)el director general y no seas tú" y así "nos toca de refilón pero no es igual ¿eh?".

- Conocían el secreto. "Conocían la acción judicial que se desarrollaría poco después, amparada en un procedimiento declarado secreto", rubrica el juez Latorre, el 5 de diciembre. El edil y el consejero "conocen el alcance de la acción, cuales pueden ser sus puntos neurálgicos y quienes son sus principales afectados que puedan verse mayormente involucrados". Matas apoya a Rodríguez: "Me consta que no sabia nada".

El alcalde Hidalgo tiró documentos al contenedor ante el Ayuntamiento. Tiró papeles al tanque de cristal. La Guardia Civil, en la noche de día de las detenciones, comunicó reiteradas veces con los fiscales y el juez porque, mientras rescataba papeles de los contenedores, desde la Consejería de Interior y el alcalde accidental Porsell se intentó obstaculizar la recogida con el argumento de que podía ser un registro ilegal. El juez lo negó.

- Rápida reacción. Matas reaccionó rápido tras los arrestos. Expulsó del PP al alcalde y cesó a Massot, que no es militante y no pasó por la cárcel. El 27, el presidente mostró sorpresa y no detalló su contacto con Hidalgo hasta que fue preguntado cuatro días después. Hidalgo ha sido la apuesta electoral de Matas pese a las cuatro causas con imputaciones que ya tenía abiertas. Hidalgo, tras dos semanas en la cárcel, salió sin mucho abrigo.

- Más escuchas. El pasado día 1, Matas anunció que había recibido una pretendida llamada anónima sobre cinco nuevas operaciones anticorrupción y reclamó ver al fiscal general para "ofrecer toda la colaboración". El día 11 lo recibió en Madrid Conde-Pumpido. "Andratx no es Marbella" y "una reunión tranquilizadora", dijo el dirigente del PP al salir. Entre el 5 y el 13 de diciembre el juez, a petición del fiscal, mantuvo intervenido el teléfono de su consejero de Interior. El 16 diciembre, en el mitin de navidad del PP balear, Matas afirmó que con "el PSOE quiere cambiar el voto", evocó la "desgraciada filosofía del 11-M", cuando "unos terroristas consiguieron cambiar el voto".

- Tabardo de temporal. El 18 de diciembre, EL PAÍS publicó la llamada de prevención del consejero de Interior al alcalde Eugenio Hidalgo. El 20, Matas, que niega que existiese tal chivatazo, instó al fiscal jefe de Baleares a actuar contra el diario. La denuncia fue transmitida al fiscal general.

Matas se abrigó el viernes con tabardo de temporal para posar en la foto coral de su Gobierno. Iba en contraste con la cálida austeridad indumentaria que exhibían sus consejeros, todos con traje liviano. En las primeras sacudidas, Matas afirmó en el Parlamento: "Miedo, para nada; mentiras, ninguna". "Yo no soy el malo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de diciembre de 2006