La UE exige una depuradora más y 15 obras para mariscar en la Ría de Vigo

La carta de emplazamiento de Bruselas prevé que la bahía seguirá contaminada hasta 2010

Para poder criar marisco en la Ría de Vigo, la Unión Europea (UE) exige la realización de 15 nuevas obras de saneamiento y dos depuradoras (incluyendo la nueva a construir en Vigo) en los nueve municipios que vierten aguas contaminadas. La relación de actuaciones figura en la carta de emplazamiento remitida el pasado viernes al Gobierno español. El documento, al que ha tenido acceso este periódico, está firmado por Stavros Dimas, comisario europeo de Medio Ambiente. Dimas concede hasta el 15 de febrero para que todas las obras de saneamiento de la ría estén aprobadas.

La carta de Stavros Dimas admite que la Ría de Vigo siga recibiendo aguas contaminadas hasta el 2010, pero exige que el programa íntegro de obras esté aprobado y en su poder antes de dos meses. En caso contrario, la UE multará a España por incumplimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La lista de obras imprescindibles para poder mariscar en la Ría de Vigo son las siguientes: construcción de nuevas estaciones depuradoras de aguas residuales en Vigo y Baiona; desinfección y mejoras de las actuales depuradoras de Cangas, Soutomaior, Redondela y Lagares (la actual depuradora de Vigo); y construcción de colectores de saneamiento para las áreas rurales de Baiona, Vilaboa, Cangas, Gondomar, Vigo, Nigrán, Soutomaior, Redondela y Moaña.

El comisario europeo de Medio Ambiente también reclama que se firme y se le remita el supuesto convenio que firmarán el Ministerio de Medio Ambiente, la Xunta y la Confederación Hidrográfica del Norte para financiar y solucionar las obras de contaminación de la Ría de Vigo.

Stavros Dimas advierte que la mayoría de las obras de saneamiento exigidas están aún "sin redactar el proyecto de ejecución y, por consiguiente, sin licitarse las obras".

El responsable medioambiental europeo subraya que, para evitar la multa y cumplir la sentencia, no sólo ha de recibir un estudio o una declaración de intenciones, si no un programa "coherente con las medidas adoptadas y un calendario de ejecución".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según la Comisión Europea, todas las obras son necesarias para cumplir la directiva comunitaria relativa a "la calidad exigida a las aguas para la cría de moluscos".

Entre todas las obras de saneamiento exigidas, Dimas subraya la construcción de una nueva depuradora en Vigo. El comisario se extraña de que "su inicio previsto sigue fijado para el año 2009".

En caso de incumplir el plazo (hasta el 15 de febrero) sin un calendario de obras de saneamiento de la Ría de Vigo, Bruselas multaría directamente al Gobierno español, quien sería el encargado de repercutir o no la sanción a los ayuntamientos contaminantes.

Tras un principio de acuerdo para emplazar una nueva macrodepuradora en Vigo (en Lagares, el mismo lugar de la construida hace 8 años), queda pendiente la aprobación de un proyecto para construir la depuradora de Baiona (en Cabo Silleiro), así como el saneamiento de los núcleos rurales de la Ría, vertidos industriales, puertos y recogida de aguas pluviales.

El costo total de las obras se ha estimado en unos 400 millones de euros para reducir la contaminación hasta unos niveles ecológicamente aceptables.

Panorámica de la actual depuradora de Vigo, construida en la desembocadura del río Lagares. /
Panorámica de la actual depuradora de Vigo, construida en la desembocadura del río Lagares. /LALO R. VILLAR

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS