El empleo femenino se concentra en los servicios

El 84% de las mujeres vascas que trabajan fuera de casa lo hace en el sector servicios, mientras que el porcentaje de hombres se reduce al 48%, según el informe del Eustat. Los empleadores consideran que el trabajo en dicho sector requiere de unas cualidades de comunicación y diplomacia que no son parte de "una formación estructurada". Así, entienden, según el estudio, que las mujeres adquieren esas cualidades en el "ámbito privado de la familia y, sobre todo, en las tareas de atención a los demás, como cualidades que forman parte de su identidad". La segunda parte de esta interpretación es que, como no se consideran "fruto de un esfuerzo o una formación", no merecen una remuneración específica.

El informe agrega que las mujeres no han dejado de intentar incorporarse al mercado de trabajo ni "en los perores momentos de crisis". Aunque la tasa de paro femenina es superior (el 51,8% de los parados son mujeres, según los últimos datos de Emakunde) se está produciendo un cambio importante.

El texto del Eustat señala que el modelo de participación laboral de hombres y mujeres tiende a "homogeneizarse", pese a las diferencias que existen todavía con respecto a la Unión Europea. El informe espera que el crecimiento de la oferta de trabajo durante los próximos años dependa, además de los flujos migratorios, de la paulatina incorporación de la mujer al mercado laboral.

La tasa de ocupación de los hombres se eleva al 74,8%, mientras que la media de la Unión Europea se sitúa en un 70,9%. La situación de las mujeres es la inversa: en el conjunto de la UE, la tasa de ocupación femenina asciende al 55,7%, y en Euskadi se queda en el 53,9%.

Si se analizan los diferentes grupos de edad, se observa que existe una mayor aproximación entre los datos correspondientes a ambos sexos.

La temporalidad es otro factor que obra en contra de las mujeres. Si en la UE su incidencia es igual entre hombres y mujeres, en Euskadi el 30% de las féminas tiene un contrato de tipo temporal frente al 25% de los varones. "Esta desigualdad se hace aún más patente al considerar el empleo a tiempo parcial", indica el informe. El 27,5% de las mujeres trabaja a tiempo parcial frente al 3,8% de los varones. El Eustat estima que el propio mercado laboral contribuye a crear las diferencias.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS