Reportaje:

Cultura quiere poner orden en los museos

Calvo entregó ayer a los consejeros autonómicos un documento "de buenas prácticas"

Del páramo se pasó al exceso selvático. Si hace 20 años prácticamente no había museos o centros de arte contemporáneo en España, en estos momentos se habla de unos 200, entre los que hay diferencias de nivel o ambición, pero cierta coincidencia en su dependencia excesiva de los políticos (municipales, autonómicos o estatales). El resultado ha sido el caos. Contra él se empezaron a rebelar los profesionales del sector (directores, críticos, artistas y galeristas) y a su demanda se ha sumado el Ministerio de Cultura, que ha impulsado un código de Buenas prácticas en museos y centros de arte. La ministra, Carmen Calvo, presentó ayer el documento, que no es vinculante, en la Conferencia Sectorial de Cultura, que reunió en Pamplona a los responsables del área de las distintas autonomías.

El documento tiene como objetivo otorgar mayor autonomía a los centros y clarificar el papel de sus distintos órganos de gestión. Dos puntos son básicos en el documento. El primero se refiere al patronato, que tendrá funciones científicas, económicas y administrativas. Estaría integrado por representantes de la administración titular del equipamiento (20%-33%); representantes de la sociedad civil (20%-33%) y expertos y científicos (33%-50%). El énfasis, como se ve, se pone en los expertos que, por otra parte, no podrían ser comisarios en exposiciones en el museo si son críticos; exponer de forma individual su trabajo en el mismo si son artistas ni, en el caso de los coleccionistas, vender obras al centro.

El otro punto básico atañe al director, responsable último de la línea artística del centro. El documento apuesta porque sea elegido mediante un concurso público, cuyo fallo lo decidirá el patronato con la ayuda de una comisión asesora. La persona candidata deberá presentar un proyecto concreto para el periodo para el que se le contrata (que se aconseja sea de cinco años para evitar la dependencia a los vaivenes electorales). El director, naturalmente, debe evitar actividades vinculadas al comercio del arte o participar en proyectos ajenos al centro sin comunicarlo al patronato.

Información de F. Samaniego, E. Larrauri, F. Bono, J. L. Estévez y C. S.

Otras prácticas

-El Museo Nacional Reina Sofía es un organismo autónomo dependiente del Ministerio de Cultura que se rige por un estatuto actualizado en 1996. La directora actual, Ana Martínez de Aguilar, ha solicitado que se convierta en agencia estatal para conseguir mayor autonomía. Al director lo nombra y destituye el titular de Cultura en Consejo de Ministros. La marcha del museo, desde los objetivos, las colecciones, préstamos y adquisiciones, está en manos del patronato, con un presidente (actualmente, Juan Manuel Urgoiti) y un vicepresidente elegidos en pleno entre los vocales designados (entre 9 y 11) por Cultura. En el patronato hay vocales natos, con altos cargos de la Administración y del museo.

- El Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) se financia con aportaciones de la Consellería de Cultura de la Xunta. La elección del director también depende de esta institución, aunque el patronato del centro -en el que figuran políticos, entidades financieras y empresas- puede ser consultado. Desde hace un año el director es Manuel Olveira.- El Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) cuenta con un consejo rector, un órgano directivo colegiado formado por una mayoría de miembros nombrados por la Generalitat valenciana y entidades de la Administración, y una minoría de vocales (entre profesionales del arte) de libre designación de la dirección. Lo preside el consejero de Cultura, que propone el nombramiento del director al consejo. Éste aprueba las actividades, el anteproyecto de presupuesto y, teóricamente, marca las directrices del museo, pero en la práctica es la dirección, ahora en manos de Consuelo Ciscar, quien concentra este poder.

- Artium, en Vitoria,cuenta con un patronato en el que están representados la Diputación de Álava (propietaria del edificio y de la colección; el Ayuntamiento de Vitoria (que cedió el solar); el Gobierno Vasco y el Ministerio de Cultura (que colaboraron a la construcción del museo). También participan cuatro empresas (Caja Vital, El Correo, Mondragón Corporación Cooperativa y Gamesa). Su director, Javier González de Durana, fue elegido directamente por la Diputación de Álava.- El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) es un consorcio integrado a partes iguales por la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona y la Fundación Macba, en la que hay coleccionistas y empresas. El Consejo General tiene un brazo ejecutivo, la comisión delegada, con predominio de políticos. El director, actualmente Manuel Borja-Villel, lo elige el consejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de diciembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50