Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez lanza un ultimátum a sus aliados políticos para crear un partido único

Tras su contundente victoria sobre la oposición, el presidente venezolano, Hugo Chávez, ha lanzado un ultimátum a sus aliados, dispersos en una veintena de grupos: en 2007 constituirá un partido único de la revolución, y quien no se suba a ese tren quedará fuera del Gobierno. Chávez fue reelegido para otro periodo de seis años(2007-2013) en los comicios del 3 de diciembre.

El mandatario dio el primer paso anunciando la disolución de su partido, el Movimiento Quinta República (MVR), que obtuvo 4.500.000 de los 7.300.000 votos que logró la candidatura de Chávez. "El MVR pasará a la historia el año próximo para conformar el Partido Socialista Unido de Venezuela", dijo Chávez durante un acto con miembros destacados de su maquinaria electoral, la noche del viernes en Caracas.

El jefe de Estado dejó claro que los demás partidos de la alianza deberán hacer lo mismo: pasar a la historia y fusionarse a la nueva organización política. "El partido que decida seguir por su cuenta, lo comprendemos, pero claro, tendrá que irse del Gobierno", expresó.

La exigencia de Chávez coloca entre la espada y la pared, entre otros, al Partido Comunista de Venezuela, una organización con más de 60 años de actividad. También desaparecerían partidos con cierta trayectoria como Patria para Todos, Podemos y el Movimiento Electoral del Pueblo.

El presidente venezolano no se mostró muy sutil. Señaló que en los últimos días ha visto a dirigentes de los partidos que lo apoyan ufanándose de las votaciones obtenidas en el proceso del 3 de diciembre. "Los veo diciendo que si nosotros tuvimos tantos votos, que si el mío tuvo más que el otro. No se metan mentiras, esos votos no son de ustedes, esos votos son de Chávez... y del pueblo. No dividan al pueblo, unámoslo", subrayó.

Manifestó el mandatario que el nuevo partido será el más democrático de la historia venezolana, pues sus dirigentes serán escogidos por los militantes. "Ustedes [los militantes de base] deben hacer un censo y decidir quién entra y quién no. Los corruptos, los ladrones, los borrachos, los chicos malos, deben quedar fuera", dijo.

Para completar una faena que no estremeció a sus adversarios sino a sus aliados, Chávez anunció que ha solicitado a todos sus colaboradores inmediatos, incluyendo al vicepresidente, José Vicente Rangel, y a su hermano, Adán Chávez, ministro del Despacho de la Presidencia, que le dejen en total libertad para reestructurar y ajustar el equipo de Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de diciembre de 2006