Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Erandio paraliza la urbanización de una zona que albergó lindane

Exige a una constructora que certifique la calidad del suelo

El Ayuntamiento de Erandio ha paralizado las obras de urbanización de un área que albergó residuos de lindane por carecer de licencia municipal. La contaminación de esta zona ha sido investigada por los juzgados, que archivaron el caso, y ahora está pendiente la decisión de la Audiencia de Vizcaya. La asociación Lur Maitea señala que hay gran cantidad de residuos tóxicos como lindane y metales pesados.

Este área se ubica junto al centro comercial Carrefour en Erandio y en 2003 Lur Maitea interpuso la primera denuncia contra la empresa que vendió los terrenos, Edinasa, el Gobierno y el Ayuntamiento de Erandio. La demanda explicaba que el suelo donde se asienta Carrefour está contaminado con lindane y metales pesados y que en las labores de edificación se almacenaron cerca de 2.400 toneladas de estos desechos peligrosos junto al río Asua.

Esta situación, según añadió la denuncia, se mantuvo entre 1995 y 2002, periodo durante el que los residuos "han estado filtrando los lixiviados y emponzoñando la vega y el río Asua". En 2002, junto a las otras zonas con estos desechos, se trasladaron al gran depósito de Barakaldo que alberga más de 340.000 metros cúbicos de tierras contaminadas bajo tierra.

En mayo pasado un juzgado de Bilbao archivó el caso al estimar que se había respetado el procedimiento administrativo y que la labor de la sociedad pública ambiental Ihobe supuso la "descontaminación" del suelo. Lur Maitea recurrió a la Audiencia de Vizcaya, que aún no se ha pronunciado.

La denuncia

La asociación ecologista denunció hace dos semanas ante el Ayuntamiento de Erandio que se estaban moviendo tierras en esta zona por parte de la constructora Fonorte, que quiere edificar oficinas y pabellones de almacenamiento de maquinaria. El pasado día 23, el consistorio paralizó los trabajos por la falta de licencia municipal de obras y al no existir ningún informe que "declare la calidad del suelo".

La resolución del Ayuntamiento de Erandio señala que ya se había instalado una caseta de obra, que tampoco dispone del permiso, y que las actuaciones se han realizado sobre un suelo incluido en el inventario de actividades potencialmente contaminadoras del suelo.

Esta calificación supone, señala el escrito, que sea "preceptivo realizar la investigación exploratoria y la investigación detallada del suelo y obtener la declaración del suelo, tal y como ya se comunicó a la propiedad [de un socio de la empresa Cosimet] en escrito de este ayuntamiento de fecha de 23 de enero de 2006".

Además de suspender las obras, se traslada la resolución a la viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno y se ordena a la Policía Municipal que vigile el cumplimiento de la orden.

Lur Maitea destacó que "es la primera vez en diez años de denuncias" de la asociación que alguna administración "investiga y pretende cumplir" con la legalidad. Agregó que esta finca y la que alberga Carrefour son "enormes vertederos de residuos tóxicos" y señaló que, durante las obras del centro comercial, "bloques de aluminio al rojo vivo crepitaban y saltaban por los aires".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de diciembre de 2006