Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El rincón del vaguete

Millones de estudiantes españoles y latinoamericanos utilizan una 'web' para buscar y copiar trabajos de clase ya hechos

El mensaje era una llamada desesperada: "Por favor, necesito un resumen de La isla del tesoro, por favor es urgente, lo necesito para el viernes". Lo escribió Cataaa el pasado jueves. Debajo, el mismo día, había otro mensaje igualmente desesperado de Gatita Salvaje: "Urjente, ke tengo un examen de inglés mañana sobre el libro Police TV y lo unico ke me sé de tol libro es el título en inglés". Sus gritos de socorro aparecían en el foro de www.elrincondelvago.com, un portal de Internet creado en 1998 por dos colegas de toda la vida: Javier Castellanos y Miguel Ángel Rodero, estudiantes de Empresariales por aquel entonces, algo vagos para algunas cosas, 32 años cada uno hoy y residentes en Salamanca. Un, dos, tres, responda otra vez: ¿Dónde está el Rincón del vago?

Salamanca es el sitio. Tratándose de "dos vagos" salmantinos: "¿Para qué moverse?". En pleno casco antiguo. En el segundo piso del número 76 de la calle del Toro. Allí está la cocina y los cocineros -tres técnicos, un diseñador, dos redactores y los dos ideólogos convertidos en gerentes, aparte de algunos becarios esporádicos- de este portal con cerca de 4,5 millones de usuarios semanales, de entre 16 y 30 años. Apuntes, trabajos, resúmenes... Unos 68.000 ficheros de todo un poco archivados con criterios de biblioteconomía y documentación (por materias, niveles, etcétera) para que los use quien quiera como quiera.

"Recibimos unos 500 archivos al día. Y eso que menos del 1% de la gente que nos visita deja algo", comentaba el miércoles Ángel Luis Benito, de 35 años y licenciado en Derecho. Es el encargado de seleccionar entre todos los textos que llegan, los que son de utilidad de los que no los son: "Podemos sacar al día unos 75 ficheros útiles. Lo que más nos llega son resúmenes de libros", dice. "Comprobamos la autoría, quitamos el nombre del profesor a quien iba dirigido (aunque algunos nos mandan sus trabajos para que los vean sus alumnos), vemos la materia... Lo máximo que dedicamos a cada trabajo son 45 minutos. No garantizamos que la información sea buena. Sólo somos mediadores".

Y todo porque hace ya ocho años Javier y Miguel, estando ya en la Universidad Pontificia, se negaron a hacer el enésimo trabajo de Religión y se pusieron a buscar en Internet algo que les solucionara la vida. No encontraron nada, así que, estos dos ciberratones pensaron en hacerse su propia madriguera e idearon una página web que fuese como el pasillo de la Universidad, "donde pudieras encontrar los apuntes que no tienes, trabajos y cosas que ayudaran a sobrellevar las arduas tareas del estudiante", dice Miguel. "Nuestro hobby se ha convertido en nuestro trabajo. Yo que me veía actualizando libretas en Caja Duero, con suerte", comenta Javier.

Lo que empezó siendo una página de html con una tabla, ha pasado a ser un portal con más de 10.000 páginas plagado de publicidad dirigida a los jóvenes. De hecho, estuvo a punto de morir de éxito. Aquellas primeras páginas, ideadas durante unos novillos, eran visitadas por tanta gente que se colapsaban. Y entonces llegó el milagro de color naranja.

Orange (de France Telecom) llamó a su puerta. "Siempre hemos ido despacio, controlando nuestra microeconomía. Nos gustaba lo que hacíamos. France Telecom nos ofreció poder quedarnos aquí, seguir con nuestro trabajo con autonomía y mantener el personal. Era una oferta irrechazable", dice Javier. Irrechazable porque suponía consolidar y ampliar su negocio, y porque iba acompañada de muchos más ceros de los que podían haber imaginado en su vida.

Desde esta pequeña oficina con una docena de ordenadores se monta este tinglado para vagos y curiosos bajo la filosofía de "no perder el tiempo en algo que ya está hecho"... Un rincón que ha generado controversia en la comunidad educativa porque no son pocos los estudiantes que buscan ahí los trabajos ready-made, y no precisamente para convertirlos en arte como Marcel Duchamp, sino para entregarlos tal cual.

"El 99% de los trabajos que recibo de mis alumnos ha salido de ahí", se quejaba el profesor Israel Romera en una carta a este periódico. "Los profesores buenos no mandan siempre los mismos trabajos porque se curran las clases. Si éste ha detectado que los trabajos que le presentan proceden de nuestra web es que por lo menos conoce los lugares y las herramientas utilizadas por sus alumnos".

El Rincón del Vago está ahora en un momento álgido: se acercan los exámenes. Entre los top del mes: El sí de las niñas, La Celestina, Pedro Páramo... Quién no recuerda esos resúmenes...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de diciembre de 2006