Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARMEN PERONA | Abogada de CC OO | La convivencia en las aulas

"Los casos se suelen concentrar en las zonas más ricas y las más pobres"

Carmen Perona (Santander, 1964) es abogada de los servicios jurídicos de CC OO desde hace 16 años y ha visto en todo ese tiempo multitud de conflictos que se producen en la escuela. Sobre los casos de violencia o acoso hacia los profesores dice que, aunque escasos, hay más que antes. "Antes no había ninguna denuncia de este tipo y ahora quizá pueden afectar a un 1% de los docentes", asegura.

Pregunta. ¿Estos incidentes se concentran en algunas zonas?

Respuesta. Los casos se dan por igual en la escuela pública, privada y concertada. Y en algunas comunidades, como Castilla y León o Castilla-La Mancha, tampoco hay diferencias por zonas. Sí las hay en otras como Andalucía, País Vasco, Cataluña o Madrid. En éstas, la mayoría de los casos se concentran en las áreas de población más pobres y las más ricas. Los primeros, por problemas de integración, desestructuración familiar o, incluso, marginación. Y los chicos de clases más altas, porque están acostumbrados a hacer lo que quieren, a tener todos los caprichos y creen que el profesor es una parte más del juego.

P. ¿Cuándo decide el profesor denunciar?

R. Por lo general, son reacios a judicializar la enseñanza. Cuando tienen problemas dentro del instituto, no suelen denunciar. Lo hacen cuando ven que les afecta en su vida personal, cuando les agreden, o tienen miedo de que los estudiantes o sus familiares les agredan fuera del centro. O les pintan el portal de su casa o les rayan el coche.

P. ¿Y qué tienen que hacer?

R. Si ocurre fuera del centro, tienen que denunciar como cualquier particular. Precisamente, cuando se deciden a hacerlo no tienen el respaldo jurídico de la administración. Aquí hay una laguna legal que habría que resolver. Si cualquier empleado tiene un accidente al ir o volver del trabajo, se considera accidente laboral. Con el docente debería considerarse igual, porque al profesor le agreden por su trabajo, por ser el profesor de alguien.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de noviembre de 2006