Corea del Norte asegura que no hará una segunda prueba nuclear

Corea del Norte no realizará una nueva prueba nuclear. Así lo aseguró el jueves pasado el líder norcoreano, Kim Jong-il, a un alto representante chino enviado a Pyongyang por el presidente Hu Jintao, según informó ayer la agencia surcoreana Yonhap, que cita fuentes diplomáticas de Pekín. "Afortunadamente, esta vez mi visita no ha sido en vano", dijo el enviado especial chino, Tang Jiaxuan, a la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, que ayer se entrevistó en Pekín con los dirigentes chinos. Rice urgió al Gobierno de Hu Jintao a que aplique de lleno las sanciones decretadas contra Corea del Norte por la prueba atómica de la semana pasada.

La afirmación del dirigente norcoreano se produjo durante la reunión que la delegación china mantuvo con él para intentar convencerle de que regrese a las negociaciones, y desactivar así una crisis que ha provocado la alarma de la comunidad internacional, ya que podría desembocar en una carrera por la bomba atómica en el noreste asiático. Las conversaciones a seis bandas -en las que también participan EE UU, Rusia, Japón y Corea del Sur- están paralizadas desde finales del año pasado.

Más información
EE UU duda del anuncio norcoreano de que no realizará más pruebas nucleares

Aunque Pekín no ha dado detalles sobre los intensos contactos diplomáticos mantenidos en la última semana, el ministro de Exteriores, Li Zhaoxing, quiso transmitir una nota de optimismo y dijo que la reunión en Pyongyang había "incrementado el entendimiento mutuo". El papel de China, aliado histórico de Corea del Norte y su mayor socio comercial, es considerado clave a la hora de lograr que Pyongyang abandone sus ambiciones atómicas.

Rice -en la tercera etapa de su viaje, que comenzó en Japón, siguió en Corea del Sur y continuará en Rusia- dijo que ha pedido a China que aplique a conciencia las sanciones previstas en la resolución de la ONU, algo a lo que hasta ahora se ha mostrado reticente. "El ministro y yo hemos hablado de la importancia de aplicar de lleno la resolución 1718, para que podamos estar seguros de que no se produce comercio de materiales peligrosos ilegales relacionados con el programa de armas nucleares de Corea del Norte", aseguró Rice.

Mesa de negociación

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Según el periódico surcoreano Chosun Ilbo, Kim le comunicó al enviado chino que está dispuesto a regresar a la mesa de negociación si Washington da marcha atrás en su campaña para aislar financieramente al país. Corea del Norte se ha negado a volver a las negociaciones a seis bandas, después de que la Administración de Bush sancionara a un banco sospechoso de blanquear dinero para el régimen estalinista. Rice advirtió que "debe regresar sin condiciones".

Rice presionó también a China para que mejore la situación de los derechos humanos, y planteó el caso particular de algunos activistas encarcelados. Pekín percibe las críticas humanitarias estadounidenses como una interferencia en sus asuntos internos y suele replicar a Washington que antes de mirar la casa de los demás barra la suya.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS