Reportaje:

'Copying Beethoven' recrea los últimos años del compositor

Agnieszka Holland dirige a Ed Harris en este filme sobre la genialidad

Agnieszka Holland (Varsovia, Polonia, 1948) tiene fama de directora implacable y estricta, y no se preocupó precisamente de desmentirla durante el rodaje de Copying Beethoven, película sobre los últimos años del genial compositor protagonizada por Ed Harris y Diane Kruger. "Si eres mujer realizadora y quieres sobrevivir, tienes que ser dura y creer realmente en lo que haces", se justificó al presentar el filme en el Festival de San Sebastián.

Holland, conocida por Bittere Ernte (1986) y Europa Europa (1990), ambas candidatas al Oscar a la mejor película extranjera, creyó desde el principio en Copying Beethoven, que llega hoy a las pantallas. Se sintió cautivada por el guión de Stephen J. Rivele y Christopher Wilkinson, que no sólo le iba a permitir profundizar en la figura del genio, sino que además le situaba "ante el doble reto de narrar un final feliz, el estreno de su Novena sinfonía, en mitad de un filme" y de lograr "mantener la tensión" durante el resto del metraje.

"Si eres mujer realizadora y quieres sobrevivir, tienes que ser dura"
Más información
Biografía edulcorada

La película, ambientada en Viena en 1824, arranca en vísperas de la première de esta composición. La partitura está aún sin terminar y el maestro decide aceptar a Anna Holtz, una aspirante a compositora de 23 años, como su copista personal. Él es un hombre preso de su sordera, su excentricidad y su soledad; ella, una mujer ambiciosa sin complejos en una sociedad machista. El choque es inevitable.

"No tenía ningún interés en hacer una película biográfica o romántica. Mi propósito era mostrar al artista a través de su trabajo, de su música", afirma la cineasta. Ante todo, Holland necesitaba a un actor que estuviera a la altura de Beethoven y pensó en Harris, amigo suyo y actor versátil (Las horas, Una historia de violencia, El show de Truman, Una mente maravillosa...) que bordó hace unos años su interpretación del pintor Pollock. "Y no me equivoqué. Ha ido muy lejos en la interpretación. Se ha convertido en un médium de Beethoven", dice ahora.

Harris realmente se ha mimetizado con el personaje y descubre a un hombre brillante, pero también misógino y cruel. Y eso no es ficción. "Está basado en documentos", según la realizadora. "Igual que su sentimiento de que componiendo música expresa algo más grande que él mismo". En todo caso, si hay algo que fascina a Holland es la audacia del músico. "Pudo haberse quedado con el éxito de la Novena sinfonía, pero no lo hizo. Se arriesgó, se adentró en otros territorios, y abrió la puerta a sonidos que todavía hoy resultan difíciles. Era un hombre que nunca cedía su libertad".

Todas estas aristas de su carácter quedan al descubierto en su relación con Anna Holtz, un personaje construido a partir de dos mujeres que existieron. Holland se lo confió a Kruger, actriz de corta experiencia que ha protagonizado grandes producciones como Troya y no tiene empacho en reconocer: "Necesito aprender. No digo que sea mala, pero, obviamente, aún no soy Meryl Streep. Me gusta trabajar con directores que, como Agnieszka, me guían".

Copying Beethoven está en las quinielas de candidatas a los Oscar. Sería la tercera vez en una carrera que Holland vive como una aventura. "Para mí, dirigir películas es como hacer un viaje a través de destinos humanos y otras experiencias".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS