Entrevista:INMIGRANTE | Colombiana

"Los papeles no te dan derecho a opinar"

Desde que llegó a España en el año 2000, María Nelly Patarroyo (Armenia Quindo, Colombia, 1960) ha pasado por Madrid, Valencia y Bilbao antes de recalar en Barcelona, donde trabaja en una empresa de limpieza siete días a la semana. Soltera y sin hijos, emigró sola, una ventaja, dice, porque no le ata nada (aparte de su madre, enferma, y tres hermanos, precisa), pero una desventaja porque no tiene cerca a nadie con quien compartir penas y alegrías. Vive con otros dos colombianos en el barrio del Poble Sec y el poco tiempo que tiene libre le gusta pasarlo en casa. "No soy de ir a la discoteca. También en Colombia era muy casera", dice.

Pregunta. ¿A qué se dedicaba en Colombia?

Respuesta. Trabajaba en sistemas informáticos para una empresa de juegos de azar. Me formé en la misma empresa, en Colombia éste es un sistema de aprendizaje bastante habitual entre las personas que no tienen estudios universitarios.

Más información
Piqué propone crear un departamento de turismo y otro de inmigración

P. ¿Por qué decidió emigrar? ¿Se quedó sin trabajo?

R. No llegué a perderlo, pero la situación en mi país se complicó mucho después del terremoto y como consecuencia de la erradicación del narcotráfico, que ha provocado una enorme migración del campo a la ciudad, y en la ciudad no hay trabajo para todos.

P. Usted tiene papeles, ¿cómo los consiguió?

R. Por medio de una señora mayor para la que trabajé en Madrid. Le estoy muy agradecida, porque es muy extraño que la gente española ayude a un inmigrante a salir adelante. Ella es ya muy mayor, pero todavía mantenemos contacto.

P. ¿Le interesa la política?

R. Hasta cierto punto. En Colombia votaba, porque alguien tiene que gobernar. Aquí, en Cataluña, la vida política es más interesante por las tensiones que se producen con España, aunque tampoco las entiendo mucho.

P. ¿Pero le gustaría votar?

R. Sí, así puede uno elegir y manifestar si considera que los candidatos sirven o no, si trabajarán para el país. Además, aquí, en Europa, hay más tradición democrática y los políticos dan más confianza que en Latinoamérica.

P. ¿Le molesta no poder hacerlo?

R. Claro. A mí también me afectan las decisiones que toman las autoridades de aquí y no veo por qué, teniendo las mismas obligaciones que cualquier español, no puedo tener los mismos derechos. Por muchos derechos que den los papeles, no te dan derecho a opinar.

P. ¿Qué les pediría a los políticos catalanes?

R. Mejoras en cuestiones laborales, ayudas para la vivienda, que pongan coto a las actitudes racistas y que den facilidades para estudiar: ahora es muy difícil homologar los estudios del extranjero para poder ejercer según qué profesiones aquí.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS