Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite una ministra sueca a la semana de asumir el cargo

La ministra sueca de Comercio, Maria Borelius, dimitió ayer, una semana después de asumir el cargo en el nuevo Gobierno de centro-derecha, debido a las informaciones que denunciaban que Borelius había mantenido un comportamiento fiscal irregular durante años.

Borelius renunció después de que la prensa divulgara que durante años contrató irregularmente a canguros para sus hijos, no pagó sus cuotas de televisión, no informó al fisco en los plazos previstos de venta de acciones y además hizo operaciones inmobiliarias fiscalmente dudosas.

Esta dimisión sigue a toda una serie de informaciones denuncias divulgadas en los últimos días sobre el comportamiento ilícito en el pasado de varios de los ministros del nuevo Gobierno sueco, formado por una coalición de cuatro partidos de centro-derecha. Así, por ejemplo, la prensa acusó recientemente a la ministra de Cultura, Cecilia Stegoe Chiló, responsable de la televisión pública, de no pagar durante 16 años sus cuotas de televisión y mantener a la niñera de sus hijos en situación irregular. También el ministro de Inmigración, el joven Tobias Billstrom, ha admitido que no paga la cuota de televisión, una práctica común en Suecia.

La primera semana del Gobierno de centro-derecha del primer ministro Frederik Reinfeldt, que puso fin a 12 años de Gobiernos socialistas, ha sido calificada por el diario Dagens Nyheter de "Comienzo de pesadilla". Tanto Borelius como Billstrom pertenecen al Partido Moderado, el mismo del primer ministro. Reinfeldt ganó las elecciones con un programa basado en la lucha contra el empleo y menos impuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de octubre de 2006