Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rice apoya al presidente palestino frente al Gobierno de Hamás

Abbas descarta la formación de un Ejecutivo de unidad nacional

Ignorado por EE UU durante el primer año de su mandato, hasta el triunfo de Hamás en las elecciones de enero, el presidente palestino, Mahmud Abbas, recibió ayer en Ramala el apoyo de la jefa de la diplomacia norteamericana, Condoleezza Rice. La secretaria de Estado aseguró que intentará "redoblar los esfuerzos para ayudar a los palestinos", pero más bien se trata de reforzar al mandatario en su cruenta lucha por defenestrar al Gobierno dirigido por el movimiento islamista.

"Sentimos una gran admiración por usted y su gestión", escuchó Abbas de boca de Rice, quien por la mañana pidió al movimiento fundamentalista que ayude al presidente antes de añadir que Hamás no puede gobernar en la región. Es notoria su incapacidad, dado el bloqueo financiero que la comunidad internacional impone al Ejecutivo islamista.

Sin embargo, fue la Administración del presidente Bush la que presionó al Gobierno israelí para que permitiera la participación de Hamás en las elecciones del pasado 25 de enero. Claro, que no esperaban el contundente triunfo islamista.

Como es norma en estas visitas, la alta funcionaria expresó el compromiso de su Gobierno para retomar el proceso de paz y alcanzar una solución basada en dos Estados que convivan en paz. Idéntica frase a la que se viene escuchando desde hace tantos años, aunque la carga de las concesiones siempre recaiga en el mismo bando: el palestino. En realidad, el viaje relámpago de Rice tiene la finalidad de reforzar a Abbas en su pugna con Hamás que desde el domingo se ha cobrado la vida de 12 personas en enfrentamientos a tiros entre las milicias de Fatah y Hamás en Gaza y Cisjordania.

Abbas dijo ayer que no hay indicios de que se pueda formar un Gobierno de unidad aceptable para EE UU e Israel, ya que Hamás se niega a reconocer a Israel. El primer ministro palestino, el islamista Ismail Haniya, destacó que Rice sólo desea reordenar el mapa de Oriente Próximo para "adecuarlo a los intereses de Israel y EE UU".

Según fuentes oficiales citadas ayer por el diario Haaretz, el objetivo de la gira ya se había cubierto el martes con la reunión que celebró Rice con los ministros de Exteriores de los países del golfo Pérsico, Egipto y Jordania en El Cairo, en la que se abordó la cuestión nuclear iraní. Rice, después de entrevistarse con Abbas, viajó hacia la residencia del primer ministro israelí, Ehud Olmert, en Tel Aviv, para cenar con él. Entrada la madrugada aún no había trascendido información alguna sobre el contenido de la entrevista.

Por otra parte, la aviación israelí mató ayer a dos palestinos en la franja de Gaza al disparar un misil sobre el vehículo en que viajaban.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de octubre de 2006