Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unicef recibe el Príncipe de Asturias de la Concordia

El jurado reconoce la labor de la agencia de la ONU en África

Los 60 años de trabajo en pro de los niños del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), y, de modo muy específico, su labor más reciente en África contra la pobreza, la enfermedad y el analfabetismo, se reconocieron ayer en Oviedo con la concesión del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Quedaron finalistas la Organización Nacional de Trasplantes y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La candidatura de Unicef se impuso de forma abrumadora en la última votación del jurado, integrado por empresarios, financieros y políticos que forman parte del patronato de la Fundación Príncipe de Asturias. La propuesta de la candidatura partió del secretario general para Iberoamérica, Enrique Iglesias, premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en 1982. El galardón, que será entregado en octubre por el príncipe de Asturias, está dotado con 50.000 euros y la reproducción de una escultura de Joan Miró.

No es la primera vez que el premio de la Concordia se concede al trabajo en pro de los niños desfavorecidos. En 1994 compartieron esta distinción las organizaciones no gubernamentales Mensajeros de la Paz, el Movimiento Nacional dos Meninos e Meninas da Rua y Save the Children, y en 1998 obtuvo el de Cooperación Internacional Graça Machel, de Mozambique, fundadora y presidenta de la Fundación por el Desarrollo de la Infancia. Ahora se ha querido reconocer el esfuerzo de Unicef, la principal organización mundial dedicada a la infancia, y, al tiempo, proclamar, con esta concesión, la necesidad urgente de mejorar las condiciones de vida en África, un continente que, según señaló un miembro del jurado, no había recibido aún suficiente atención por parte de estos premios.

El acta del jurado destacó el "esfuerzo generoso" de Unicef "durante 60 años a favor de la infancia", pero enfatizó "muy singularmente" "su lucha más reciente en el continente africano contra la ignorancia, la pobreza y la enfermedad". Unicef es la quinta organización o iniciativa vinculada a Naciones Unidas que recibe un premio Príncipe de Asturias.

La agencia de Naciones Unidas para la infancia, creada en 1946, trabaja especialmente en las zonas más desfavorecidas del planeta. Tiene 10.000 empleados y un presupuesto anual de unos 2.300 millones de euros, financiado por las contribuciones voluntarias de gobiernos, empresas, fundaciones y particulares. Es el mayor proveedor de vacunas para los países más pobres y uno de sus programas más ambiciosos, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, pretende lograr en esta década la vacunación del 80% de la población mundial. Unicef ofrece una atención integrada de las principales enfermedades de la infancia en 82 países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de septiembre de 2006