Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada médico de familia puede evitar cinco muertes anuales por tabaquismo

Casi el 90% de los médicos de familia recomiendan a sus pacientes que abandonen el tabaco, casi todos piensan que fumar es una adicción y creen que el abandono del tabaco depende de la fuerza de voluntad del fumador, según un estudio presentado la semana pasada en el Congreso Mundial de Cardiología celebrado en Barcelona. Aunque los facultativos aseguran que no disponen de tiempo suficiente para ayudar al paciente a dejar de fumar, cada año un médico de familia puede prevenir cinco muertes por tabaquismo.

En el trabajo de investigación, Fumar: la opinión de los médicos, (Stop, en sus siglas en inglés), han participado 2.836 internistas y médicos de familia, fumadores y no fumadores, de 16 países, entre ellos España. El 84% de los médicos hablan con sus pacientes sobre los riesgos del tabaco, aunque menos los fumadores (78%) que los no fumadores (86%); la mayor parte (90%) considera que el tabaquismo es una de las afecciones más difíciles de tratar comparado con la obesidad, la hipertensión o el colesterol, y el 86% opina que dejar de fumar es la acción más importante que una persona puede hacer para mejorar su salud. De hecho, el 69% de los médicos que fuman en este estudio lo han intentado dejar al menos una vez.

Falta de tiempo

Entre las barreras con las que se encuentran los facultativos a la hora de tratar a los fumadores figuran que más de la mitad considera que el abandono del tabaco es fundamentalmente una responsabilidad del paciente; no tienen un tratamiento útil que ofrecer, y no tienen tiempo suficiente para atender esta problemática (51%). En este último aspecto, los médicos españoles son los que más se quejan de no tener tiempo (73%).

Para afrontar estos obstáculos, Robert West, profesor de Psicología de la Salud de la University College de Londres y experto en deshabituación tabáquica, apuntó en la presentación del estudio que los facultativos que no aconsejan el abandono del tabaco no ejercen bien su trabajo, que para dar estos consejos no es necesario mucho tiempo, y que hablar con los pacientes sobre el tabaco es una de las medidas más costosas y efectivas para abandonarlo. "El médico debe comprobar regularmente si el paciente fuma, informarle de los riesgos del tabaco, y no sólo del cáncer de pulmón o las enfermedades cardiovasculares, sino de todos, como, por ejemplo, la degeneración macular, que puede producir ceguera. También debe asegurarse de que el paciente sepa que existen tratamientos que le pueden ayudar. Cada año un médico de familia puede prevenir cinco muertes por tabaquismo", subrayó.

Andrew Pipe, director médico del Centro de Rehabilitación y Prevención del Instituto del Corazón de la Universidad de Ottawa (Canadá), afirmó que los facultativos deben asumir el liderazgo en el abandono del tabaco, y que "el éxito de los médicos consiste en hacer muy bien las cosas cotidianas de forma continuada". El tabaquismo causa más de 50.000 muertes en España, el segundo país en consumo de tabaco per cápita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 2006