Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres son ya la mitad de los 190 millones de migrantes, según la ONU

Naciones Unidas elogia a España e Italia por favorecer la reunificación familiar

Las mujeres ya emigran tanto como los hombres. Suponen 95 de los 191 millones de personas que viven fuera de su país de origen. Pese a contribuir al desarrollo con sus remesas, "enfrentan obstáculos y riesgos desproporcionados por el simple hecho de ser mujeres". Así lo señala el Fondo de Naciones Unidas para la Población en su informe Estado de la población mundial, difundido ayer. El trabajo incluye alguna referencia positiva a España, décimo país receptor de inmigrantes según la ONU, por favorecer el reagrupamiento familiar y los derechos de las trabajadoras domésticas.

En medio siglo casi se ha duplicado el número de personas que viven fuera de sus países de origen, según el informe de la ONU. El estudio, centrado en la migración femenina, hace un llamamiento a los gobiernos y a los ciudadanos para que reconozcan el trabajo y concedan sus derechos humanos a estas mujeres. Suponen casi la mitad de los 191 millones de migrantes (una población que equivaldría al quinto país más poblado de la Tierra). En total, entre 30 y 40 millones de personas migrantes están en situación irregular.

La pobreza y el subdesarrollo, en un mundo desigual y con crecientes facilidades de comunicación y transporte, empujan a las personas hacia zonas de mayor bonanza. Tres de cada cuatro migrantes viven en 28 países. Entre ellos figura España, el décimo con más extranjeros (en torno al 2,5% del total de migrantes), según la estadística de Naciones Unidas. En torno al 25% se concentra en América del Norte y más del 30% en Europa. Las remesas de dinero que envían (estimadas en 181.108 millones de euros el año pasado) superan el monto de la ayuda oficial al desarrollo. Suponen la segunda fuente de ingresos externos de los países en desarrollo.

El trabajo incluye varias referencias a España, que junto con Italia "figuran entre los escasos países que otorgan a los trabajadores no cualificados la posibilidad de reunificación familiar, privilegio por lo general reservado a los inmigrantes que poseen calificaciones profesionales". "También figuran entre los pocos países que han promovido activamente los derechos de las trabajadoras domésticas", añade. Según el informe, "en España, un 70% de las mujeres migrantes que trabajan, procedentes en su mayoría de América del Sur, llegan para trabajar en tareas domésticas y cuidar de otras personas".

Antaño, las mujeres migraban sobre todo por motivos matrimoniales o familiares. En las últimas décadas han aumentado las que lo hacen por sí solas. En el destino, "suelen verse constreñidas a ocupaciones como las tareas domésticas, sectores de servicio (camareras, etc) y trabajo sexual, con frecuencia empleos inestables con bajos salarios, ausencia de servicios sociales y deficientes condiciones laborales", según el informe. Las migrantes envían a sus países de origen una proporción mayor de su sueldo que los varones, pese a ganar menos que ellos.

"La migración perdurará al menos mientras persista la pobreza y mientras la desigualdad afecte a grandes sectores de la humanidad", advierte la ONU. Señala que el multiculturalismo implica un compromiso compartido con valores básicos y no sujetos a negociación, como los derechos humanos, la igualdad de sexos y la tolerancia.

SALUD EN RIESGO. Los médicos también se van

En la ciudad británica de Manchester trabajan más médicos de Malaui que en todo ese país africano. De cada 100 enfermeras filipinas, 85 ejercen en el extranjero. El informe de la ONU detalla el problema que supone para los países pobres la partida de sus ciudadanos cualificados, especialmente los profesionales de la salud. África, con el 25% de los casos de enfermedades infecciosas del planeta, sólo cuenta con el 1,3% de los profesionales sanitarios. El estudio añade que mientras los profesionales más cualificados disfrutan cada vez más de los beneficios de la migración, "las barreras contra los migrantes más pobres son cada vez más estrictas".

FUGA DE JÓVENES. Emigrar a los 10 años

Casi un tercio de los 191 millones de personas que viven fuera de su país de origen tienen entre 10 y 24 años, detalla el informe de Naciones Unidas sobre la población mundial. "Muchos países, en particular aquellos con poblaciones envejecidas, se benefician de los jóvenes migrantes, que ocupan puestos peor pagados que nadie quiere", señala el estudio. "La emigración de los jóvenes reduce la fuerza de trabajo en los países de origen en una franja de edad altamente productiva, incluyendo a muchos que acaban de cualificarse", añade. El sueño de lograr una vida mejor -y a veces el deseo de huir de la violencia- les empuja a dejar su país.

TRATA DE PERSONAS. Mujeres y niñas traficadas

La migración tiene un lado oscuro: el tráfico de personas para su explotación laboral o sexual. Lo sufren entre 600.000 y 800.000 personas cada año. Mujeres y niñas, a menudo con destino a la prostitución, son las principales víctimas de un fenómeno que "también menoscaba la seguridad nacional y la estabilidad de los países", según el informe de la ONU difundido ayer. Detalla que en la UE existen entre 200.000 y 500.000 prostitutas, buena parte de las cuales han sido víctimas del tráfico de personas. Añade que la falta de 100 millones de mujeres en Asia (por los infanticidios y los abortos) causa una creciente demanda de novias, que a veces son vendidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de septiembre de 2006

Más información