Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alto el fuego en Oriente Próximo

La comunidad internacional se vuelca para ayudar a Líbano

España aportará 31 de los 735 millones de euros destinados a la reconstrucción del país

Poner en pie Líbano, un país arrasado tras un mes de bombardeos israelíes, va a llevar tiempo y mucho dinero. La comunidad internacional se comprometió ayer a contribuir con cerca de 735 millones de euros a la reconstrucción inicial, durante la primera reunión de donantes celebrada en Estocolmo y en la que participaron cerca de 50 países y una decena de organizaciones. España aportará 31,7 millones de euros que llegarán al país en los próximos dos años.

"Hoy hemos descubierto que Líbano no está solo", declaró el primer ministro libanés, Fuad Siniora al término de la conferencia. El ministro de Exteriores sueco, Jan Eliasson explicó que los 734,7 millones de euros eran la suma de las promesas que los países pusieron ayer sobre la mesa en Estocolmo, más del doble del objetivo que se habían fijado los organizadores. La Unión Europea, Estados Unidos y los países del Golfo figuran entre los principales donantes.

El Gobierno de Beirut calcula que unas 15.000 viviendas han quedado dañadas tras la guerra, así como las más importantes infraestructuras del país. El desminado y la retirada de bombas aún sin explotar constituyen, junto con la vivienda y el acceso de la población a agua potable, las necesidades más inmediatas para el país.

Ayer, Siniora advirtió que la economía de su país, hasta antes del verano uno de los destinos turísticos preferidos del mundo árabe, se encuentra ahora "en una profunda recesión". Líbano que llevaba 15 años reconstruyéndose tras el fin de la gran guerra civil libanesa (1975-1990) ha vuelto a quedar hecho trizas en apenas un mes, el tiempo que ha durado el conflicto.

"Los daños directos a nuestras infraestructuras debidos a esta última invasión se cifran en miles de millones de dólares", estimó el primer ministro libanés, quien además aseguró que la ayuda será gestionada por su Gobierno y quedará fuera del alcance de Hezbolá, la milicia chií que controla el sur del Líbano, y uno de los contendientes del conflicto. Además de tranquilizar a los donantes, Siniora volvió a pedir el levantamiento del bloqueo aéreo, marítimo y terrestre que aún impone Israel. Las agencias humanitarias coinciden en que sin el levantamiento del bloqueo es muy difícil que llegue la ayuda.

La petición de Siniora se suma a la del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan y a la del jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, que llevan días pidiendo el cese del embargo y que han encontrado un "no" por respuesta en boca del primer ministro israelí, Ehud Olmert. Israel sostiene que no levantará el bloqueo hasta que no se cumpla la resolución 1.701 en su totalidad. El texto de Naciones Unidas, que tras su aprobación el pasado 12 de agosto puso fin a la guerra entre Israel y Hezbolá, establece además el papel de la comunidad internacional en la reconstrucción de Líbano, el escenario del conflicto bélico que ha acabado con la vida de cerca de 1.400 personas, la inmensa mayoría civiles libaneses. La resolución de la ONU pide a la comunidad internacional en su punto seis "adoptar los pasos inmediatos para extender la asistencia humanitaria y financiera al pueblo libanés", así como asistencia adicional para "la reconstrucción y el desarrollo de Líbano".

Limpieza de vertidos

El Gobierno español que ayer anunció una contribución de 31,7 millones de euros a gastar en los próximos dos años, recibió el agradecimiento del primer ministro libanés, quien también se mostró satisfecho por el envío de soldados españoles a Líbano. España ha ofrecido además asesoramiento para la limpieza del gigantesco vertido de fuel causado por el bombardeo israelí de un depósito de combustible durante los primeros días de la guerra.

En una primera entrega, la Comisión Europea se ha comprometido a contribuir con 42 millones de euros (esta cifra no incluye las donaciones de los distintos Estados miembros), mientras que Estados Unidos ha dicho que aportará 180 millones de euros. Bruselas contribuye además con imágenes de satélite que sirven para evaluar el daño en zonas de difícil acceso por el destrozo de las infraestructuras o por problemas de seguridad.

Del análisis de las imágenes facilitadas por el satélite europeo se desprende por ejemplo que 21 puentes que cruzan el río Litani, en el sur del país, han sido destruidos. También, que por ejemplo 333 edificios del sur de Beirut han quedado dañados por los bombardeos. Las fotografías aéreas indican que hasta 16 kilómetros de carreteras del país han quedado destruidas por una guerra que ha durado 33 días.

PONER A UN PAÍS EN PIE

- El Gobierno de Beirut calcula que unas 15.000 viviendas han quedado dañadas por la guerra

- La Unión Europea, Estados Unidos y los países del Golfo figuran entre los principales donantes

- Las organizaciones humanitarias advierten de que con el bloqueo de Israel es difícil que lleguen las aportaciones a su destino.

- El Gobierno libanés asegura que será él quien gestione las ayudas, que quedarán fuera del alcance de Hezbolá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006

Más información