Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los casos de legionela que se detectan en Euskadi anualmente se encuentran en torno al centenar

La media de casos de legionela detectados en Euskadi está entre 100 y 115 al año, siendo mayor la incidencia en los municipios más urbanizados, con alta densidad de población y concentración de instalaciones de riesgo. Desde que en 1997 se incluyera la legionelosis entre las enfermedades de declaración obligatoria, el número de casos contabilizados en el País Vasco ha ido aumentando. Una vez que en 2000 se generalizaron las pruebas de orina para detectarlo, el número de casos se ha estabilizado entre 100 y 115, según se recoge en el boletín epidemiológico que publica el Departamento de Sanidad.

Las instalaciones en las que más posibilidades hay para que prolifere la legionela son las torres de refrigeración, los sistemas de agua caliente sanitaria, los de agua climatizada con agitación constante y las centrales humidificadoras industriales.

En 2001 se comenzó a trabajar en un plan de actuación contra la legionela. Fuentes de Osakidetza aseguran que a día de hoy "todavía existen deficiencias por subsanar", pero que los problemas pendientes "salvo en casos muy puntuales no son de imposible solución como para que no puedan ser corregidos de forma efectiva".

Las deficiencias más observadas son la ausencia de separadores de gota de alta eficiencia en las torres de refrigeración, problemas estructurales en los acumuladores y dificultad para el cumplimiento de las temperaturas de operación en el caso de circuitos de agua caliente sanitaria. Otros casos son la ausencia de planes de mantenimiento o de la formación básica para el personal de mantenimiento de las instalaciones de riesgo.

Sin embargo, y a pesar de estas "incertidumbres", desde la dirección de Salud Pública señalan que "la actuación sobre aspectos estructurales, de mantenimiento y operación, así como sobre la formación del personal de mantenimiento, inciden favorablemente en el funcionamiento de las instalaciones reduciendo el riesgo de proliferación y difusión de la legionela". Sostienen, asimismo, que en Euskadi, salvo casos puntuales, todos los casos de legionelosis declarados son "aislados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de agosto de 2006