Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Legionarios españoles rescatan a un grupo de diplomáticos en la capital de Congo

Los soldados intervinieron para frenar los enfrentamientos entre facciones rivales

La fuerza europea Eufor, destinada en la República Democrática de Congo, desplegó anoche una compañía de 90 legionarios españoles y una veintena de vehículos blindados en Kinshasa, la capital, en una acción conjunta con Naciones Unidas para frenar los enfrentamientos entre las fuerzas leales al presidente Joseph Kabila y su principal rival en las elecciones, Jean-Pierre Bemba. Los efectivos españoles rescataron a un grupo de embajadores que estaban reunidos con Bemba cuando su residencia sufrió un ataque de artillería pesada.

"Los embajadores están abandonando ahora la casa de Bemba en un convoy", aseguraba anoche un diplomático occidental.

MÁS INFORMACIÓN

En el curso de la operación, varios disparos alcanzaron a un de los vehículos blindados del contingente español, sin que se registrara ningún herido ni daños materiales, según informó anoche el Ministerio español de Defensa.

El despliegue de las tropas se produjo después de que la residencia de Jean-Pierre Bemba, uno de los cuatro vicepresidentes congoleños y candidato en las elecciones presidenciales, sufriera un ataque perpetrado con morteros, tanques y lanzacohetes. En ese momento, Bemba estaba reunido con el Comité Internacional de Acompañamiento a la Transición (CIAT), integrado por embajadores de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE UU, Francia, Reino Unido, China y Rusia), así como de otros países.

Fue entonces cuando "la Monuc (Misión de la ONU en la República Democrática de Congo) solicitó el apoyo de Eufor para una intervención conjunta", explicaba ayer un portavoz de la fuerza europea. "Eufor espera enviar una señal fuerte y clara para que acaben estos problemas".

La operación tenía como objetivo sacar a los embajadores de la CIAT de la residencia de Bemba, que había recibido a los diplomáticos para buscar una salida a los enfrentamientos entre sus milicias y los soldados de la guardia del presidente, Joseph Kabila, que ganó la primera vuelta de las elecciones, el pasado 30 de julio, pero sin conseguir la mayoría absoluta. Kabila, con casi el 45% de los votos, y Bemba, con un 20%, se verán de nuevo las caras en la segunda vuelta, el próximo 29 de octubre. Nada más anunciarse, el domingo pasado, la celebración de una segunda vuelta, partidarios de ambos candidatos se enfrentaron en un intercambio de disparos, que ayer continuó en el ataque contra la residencia de Bemba.

No se ha podido confirmar si todos los miembros del CIAT estaban presentes en la casa del vicepresidente cuando comenzó el ataque, que según algunos testigos causó grandes destrozos.

Las elecciones del 30 de julio fueron las primeras pluripartidistas en más de 40 años en el país, y han estado financiadas y supervisadas por la comunidad internacional. Si los comicios llegan a buen puerto, serán la culminación de la transición política de la República Democrática de Congo, que en 2002 cerró una guerra civil de cinco años y 3,5 millones de muertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de agosto de 2006