El mercado de Barceló contará con 300 plazas de aparcamiento

El segundo capítulo de la rehabilitación del centro urbano se leerá en el entorno del mercado de Barceló, entre las calles de Mejía Lequerica, Sagasta y Hortaleza. Unos 63.000 metros cuadrados en los que morirá un mercado, nacerá otro y se construirá un aparcamiento subterráneo con más de 300 plazas para residentes.

El plan prevé la creación de una plaza de 1.100 metros cuadrados, un polideportivo cubierto y una escuela infantil de 1.677 metros cuadrados entre las calles de San Mateo y Beneficencia. Esta última se convertirá en peatonal y se unirá a los jardines del arquitecto Ribera. El mercado de Barceló será demolido antes de finales de año, y en su lugar se levantará uno nuevo "con más dotaciones tecnológicas", según el Consistorio.

Más información

El Ayuntamiento de Madrid abrirá un concurso de ideas en septiembre. Según la Concejalía de Urbanismo, elegirá aquellos proyectos que apuesten por las zonas verdes y mejoren la circulación.

Financiación con vivienda

El coordinador general recordó que la reforma, cuyo presupuesto supera los 24 millones de euros, no supondrá coste alguno para los madrileños. La financiación de las obras provendrá de la construcción de 60 viviendas libres, con locales comerciales y aparcamientos, una opción que ha sido duramente criticada por la oposición.

Mientras duren las obras de la nueva lonja municipal, los comerciantes serán reubicados en un mercado en los jardines del arquitecto Ribera. Panadero aseguró que los vendedores están satisfechos con el plan, si bien están "un poco preocupados".

El concejal socialista José Manuel Rodríguez sostiene que los empresarios tienen algo más que preocupación. "Se trata de personas mayores, a punto de jubilarse, que ven con desesperanza cómo en cuestión de meses tendrán que abandonar su tienda de toda la vida en el mercado y trasladarse a otra provisional" explicó. El edil critica también la pérdida de espacio público que implica construir 60 viviendas. El Consistorio dice que la fórmula permite reformar edificios abandonados, cuyo coste no se puede permitir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50