Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El turismo afronta el mejor verano de los últimos cinco años, con un crecimiento del 10%

Cataluña se consolida como primer destino de España, con 6,5 millones de turistas hasta junio

El sector turístico afronta el mejor verano de los últimos cinco años. Cataluña se consolida como primer destino en España, con 6,5 millones de turistas extranjeros en el primer semestre y un alza interanual del 10,8%, que triplica el crecimiento del conjunto de la economía. La comunidad concentra la cuarta parte de las entradas de turistas extranjeros, y esa cifra va en aumento: la velocidad de crucero del sector en Cataluña prácticamente duplica la del conjunto del Estado (con un alza del 6% hasta junio), según los datos que proporciona el Ejecutivo a través de Frontur.

Las cifras refuerzan la percepción que ofrece un simple paseo por las calles principales de Barcelona o una visita a las playas tanto de la Costa Brava como de la Costa Dorada, que rozan el lleno. Si los datos de la primera mitad del año son positivos, las expectativas son aún mejores: el nivel de confianza de los empresarios turísticos catalanes alcanza sus niveles máximos desde 2002. Básicamente, por la fortaleza de la demanda extranjera, que ha sustituido el tradicional motor de crecimiento de los últimos años -la demanda interna- y se deja notar tanto en ventas como en beneficios.

El tirón de Barcelona sigue siendo la clave del sector. La capital catalana se consolida año tras año como uno de los destinos de mayor atracción y crecimiento del turismo urbano europeo, con incrementos superiores al 10% en las pernoctaciones hoteleras -de acuerdo con el lobby Exceltur- y una novedad de calado: un incremento de precios del 7% en el primer semestre, algo que no ocurría desde el año 2000 y, según los propios empresarios, un síntoma de fortaleza en una ciudad que prevé finalizar el año con una cifra récord de 12 millones de pernoctaciones, sólo por detrás de Madrid, con 14 millones. La importancia de Barcelona se pone de manifiesto en un dato: aproximadamente uno de cada 10 turistas que vistan España tiene como destino principal Barcelona.

En el conjunto de la comunidad, el sector hotelero atraviesa también por una temporada dulce. En la primera mitad del año, los establecimientos hoteleros catalanes recibieron a 6,5 millones de viajeros, que generaron 17,1 millones de pernoctaciones, con una estancia media de 2,7 pernoctaciones por viajero, a tenor de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Exceltur considera que los empresarios de la comunidad se han beneficiado "de una mejora de la estancia media en los alojamientos reglados" y del mayor impacto turístico que generan los turistas.

Amenazas

El presidente del Gremio de Hoteleros de Barcelona, Jordi Clos, califica la actual campaña de "extraordinaria", aunque incluso ahora los empresarios identifican varias amenazas potenciales que se ciernen sobre el sector. La expansión del turismo extranjero -encabezada por los visitantes procedentes de Francia- coincide con el enfriamiento en el ritmo de crecimiento de la demanda nacional, que en los últimos años ha sostenido el empuje del sector. En Barcelona, las preocupaciones se extienden a aspectos como el déficit que identifican los hoteleros en el servicio del taxi y en otros problemas más tradicionales. "El top manta se está controlando y la limpieza de la ciudad ha progresado, pero la inseguridad no ha mejorado lo suficiente", afirma Clos.

La evolución del turismo en la comunidad está asociada también a la irrupción de las aerolíneas de bajo coste, que han revitalizado los aeropuertos de Reus y de Girona. Cataluña se ha convertido en el primer destino de algunas de estas compañías, que han alcanzado una cuota de mercado del 25,1% sobre el conjunto de España. El crecimiento de las aerolíneas de bajo coste en el primer semestre alcanza el 14,4%, de acuerdo con los datos del Observatorio del Turismo. Cataluña recibió hasta junio 4,8 millones de pasajeros por vía aérea, de los que el 42% corresponden a líneas aéreas de bajo coste -encabezadas por Ryanair y Easyjet- y el resto a compañías tradicionales.

Rural e industrial

La desestacionalización y la diversificación son los dos grandes retos del sector. Las administraciones y los empresarios empiezan a planificar medidas para evitar la concentración de turistas en los meses de verano y para ofrecer algo más que el tradicional sol y playa. La Generalitat ha aprobado un decreto que regula el turismo rural.

Cataluña cuenta con 1.500 establecimientos, que suman 11.300 plazas, especialmente en las comarcas del Ebro, la Costa Dorada y la Cataluña central. Las administraciones central, autonómica y local han activado también un plan de impulso del turismo industrial, dotado con 1,5 millones de euros, que beneficiará a 19 municipios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de agosto de 2006

Más información