Reportaje:

A la altura de las circunstancias

Los españoles ganan 3,5 centímetros de altura en 20 años por las mejores condiciones de vida

Si un padre mide 1,70 metros y una madre, 1,60, el hijo de ambos tendrá una estatura genética potencial (cálculo que usan los pediatras) cuando sea adulto de 1,71. Pero si la alimentación es buena, no tiene problemas de salud y hace ejercicio, casi seguro que superará esa expectativa. Esto ha sucedido durante generaciones y ha ido aumentando así la talla de los españoles, que son de media, tanto los hombres como las mujeres, unos 3,5 centímetros más altos que hace 20 años, según un estudio de la unidad de Pediatría del hospital barcelonés Val D'Hebron publicado hace dos años. Ese informe sitúa en 1,73 el percentil 50 de los chicos de 18 años (de cada 100, 50 tienen esa altura), y en 1,64 para las chicas. Si tomamos estudios similares realizados en otras comunidades, sería de casi 1,77 (chicos) y 1,62 (chicas) en Zaragoza en 2002, y de 1,77 y 1,64, respectivamente, en Madrid y Galicia en 2001.

La alimentación, la salud y el ejercicio repercuten en la estatura

Más información

La mejora de las condiciones de vida provoca un aumento de la talla, tal como quieren comprobar, por ejemplo, las autoridades chinas. Acaban de anunciar que se hará un estudio antropométrico (talla, peso, masa corporal) de 20.000 de sus niños para adaptar los productos industriales (la ropa, los pupitres, los asientos de los autobuses) a las nuevas medidas, mayores que antaño. En España, el Ministerio de Sanidad prometió en abril hacer, este mismo año, un estudio similar de la población. Hasta que esté listo, los datos más fiables los ofrecen esos estudios realizados por pediatras con muestras representativas. Además de los ejemplos que ofrece la vida cotidiana y que dan una perspectiva del aumento de la talla, como los colchones. "Hasta mediados de los años ochenta, la medida estándar fue de 1,80 metros de largo. A partir de ese momento, empezamos a hacer colchones de 1,90, medida que se convirtió en estándar hace unos seis años. A finales de los noventa tuvimos que empezar a tener siempre disponibles colchones de dos metros", asegura María Pilar Miranda, una de las responsables de Metálicas Tolon, una empresa familiar zaragozana dedicada a la fabricación de colchones.

La alimentación, la salud y el ejercicio son los principales factores que hacen aumentar la altura de la población a lo largo de los años, explica María Teresa Muñoz, pediatra del hospital Niño Jesús de Madrid. Las condiciones alimentarias y la salud (morbilidad y desgaste físico) están a su vez relacionadas con factores como el desarrollo económico o los hábitos de vida, con lo que la estabilidad política y social y el nivel cultural son, indirectamente, factores de crecimiento, también cuando se habla de estatura.

Según explica el profesor de Economía Antonio Escudero, de la Universidad de Alicante, los salarios reales y el consumo de la población se verían reflejados en la nutrición, y el estado de la sanidad, las condiciones ambientales y de trabajo se verían reflejados en la morbilidad y el desgaste físico. Éste es el principio de la teoría antropométrica, que ha utilizado Escudero para repasar el grado de bienestar de la sociedad española a lo largo de la historia a partir de la estatura de los jóvenes que accedían al servicio militar. En la segunda mitad del siglo XIX, con la llegada de la industrialización, la estatura media cayó, asegura. Desde la entrada del siglo XX y hasta la Guerra Civil, aumentaron la renta, los salarios y la estatura. Durante la Guerra Civil y hasta la década de 1950, la talla volvió a caer. "Y desde entonces, España es el país de la Unión Europea que más talla ha ganado", asegura. Pone, además, otro ejemplo para reforzar sus argumentos: "A mediados del siglo XIX, los españoles y los holandeses tenían una estatura similar. En la década de 1960, los holandeses eran al menos 15 centímetros más altos".

Hoy esa distancia se ha reducido. Holanda es el país de la Unión Europea con mayor estatura media en 2002 (1,74 metros), seguido de Dinamarca (1,73), según un informe de la Comisión Europea publicado en 2003 (véase gráfico). Según ese trabajo, que ofrece datos comparativos entre 1996 y 2002, la población española, creció un centímetro en ese periodo, hasta 1,67. En esta estadística se hace una media común entre hombres y mujeres. Los irlandeses fueron los que más estatura ganaron: 2 centímetros. Ahora miden 1,71.

En el futuro, es previsible que, si siguen mejorando las condiciones, se mantenga lo que los expertos llaman "aceleración secular de la talla" y las futuras generaciones de españoles sean más altas que las actuales. Pero en los próximos años puede haber otro factor a tener en cuenta en la progresión de la estatura: la inmigración.

Laura García Alzaya, que mide 1,82, con sus padres, Rita y Martín.
Laura García Alzaya, que mide 1,82, con sus padres, Rita y Martín.CLAUDIO ÁLVAREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50