_
_
_
_
Escalada militar en Oriente Próximo

Hezbolá triunfa en Palestina

Cisjordania y Gaza celebran la resistencia de la milicia chií

"Lo que siempre pasa aquí y ahora en Líbano no se podría contemplar sin la ayuda y autorización de Bush", dice Bashir, de profesión abogado, cerca de la céntrica plaza Manara de Ramala, la capital de Cisjordania, cada vez más engalanada con fotos y banderas. Si hace más de un mes, con motivo del Mundial, los palestinos exhibían con orgullo las de Brasil e Italia, ahora la bandera amarilla del grupo chií Hezbolá domina muchas paredes tanto en Ramala como en otras ciudades palestinas. Los retratos del jeque Ahmed Yassin (fundador y líder del grupo integrista Hamás) y del ex presidente palestino, Yasir Arafat, se ven ahora escoltados por el nuevo héroe de las masas: Hasan Nasralá, el líder de unas milicias que, en opinión de Bashir, "están haciendo sudar al poderoso Ejército israelí". "El país más fuerte de la zona se siente incapaz de acabar con varios miles de luchadores. Debemos aprender del ejemplo de Nasralá".

Más información
Israel comienza a ocupar el sur de Líbano
Nueva zona de seguridad
El Ejército israelí asegura que controla la 'capital' de la resistencia de Hezbolá
"A nadie le importa nuestra muerte"

Los palestinos siguen con atención el drama de Líbano. Cada ataque israelí, cada misil lanzado en el país de los cedros es visto, analizado e interpretado al minuto por las distintas cadenas árabes de televisión vía satélite. Algunos, como Ahmed, incluso reconocen cierta marginación mediática: "Cada día mueren palestinos en Gaza y Cisjordania, pero ahora los ojos de los países árabes y de la comunidad internacional están centrados en Líbano. Yo sólo les pido que no se olviden de nosotros".

En Ramala es inevitable hacer comparaciones entre los chiíes de Hezbolá, que mantienen secuestrados a dos soldados israelíes, y los suníes de Hamás, responsable del secuestro de otro más. "Es cierto que hay pequeñas diferencias pero no tantas como EE UU, por ejemplo, quiere provocar en Irak. Cuando hay un enemigo como Israel enfrente no hay chiíes ni suníes. Sólo hay resistencia", afirma fumando la tradicional pipa árabe (narguile), Zidan, un empresario árabe-israelí, procedente de Galilea. Comparte la opinión de Mohamed Nazal, un destacado líder de Hamás en Siria, que ayer reconocía que "Hezbolá tiene la capacidad de tener capturados durante varios años a los soldados. En Gaza, eso no es posible".

"La única respuesta de Bush a las agresiones de Israel es que Hamás y Hezbolá son grupos terroristas. Quien mata a una mujer que está en su casa como anteayer sucedió en el norte de Gaza, es el que practica terror", se lamenta Zidan. "Ellos siempre dicen que Hezbolá es el brazo ejecutor de Irán. Puede que sea cierto, pero también lo es que Israel hace de brazo ejecutor de Estados Unidos, controlado por un grupo de fanáticos religiosos que usan a los sionistas en su juego de intereses", añade.

Ahmed, un joven palestino que se etiqueta como "fiel seguidor de Hamás", se suma a la conversación: "Los palestinos consideramos que los secuestros son legítimos para poder conseguir la liberación de los nuestros de las cárceles de Israel". Y resume: "Los Katiushas de Hezbolá son como los cohetes Kassam que lanzamos desde Gaza. Es cierto que Hezbolá es un grupo más entrenado y preparado pero la filosofía es la misma. Ojalá llegue el día en que podamos amedrentar a los sionistas del sur como Hezbolá está haciendo con los del norte. Inshalá".

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Cerca del mercado en el centro de la ciudad, Jalal, que trabajó de camarero en Israel hasta que estalló la segunda Intifada, da su punto de vista: "Yo no apoyo a Hamás ni sus acciones, como creo que tampoco muchos libaneses apoyan a Hezbolá y su última operación que fue muy desafortunada. Pero, con estas ofensivas tan bestiales, Israel está provocando que ambas organizaciones gocen ahora de una simpatía general".

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_