Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno calcula que el metro hasta Rekalde costará 200 millones

El Ejecutivo no renuncia al proyecto pese a su apuesta por el tranvía

El Gobierno calcula que la ampliación del metro hasta el barrio bilbaíno de Rekalde costaría cerca de 200 millones de euros y sería un proyecto de "extraordinaria complejidad" al tener que atravesar bajo la ría e incluso sobre la línea del suburbano existente. El Departamento de Transportes asegura que no ha renunciado a este proyecto, demandado por los vecinos de Rekalde, pese a que ha decidido apostar por el tranvía.

El Departamento de Transportes y Obras Públicas se ha mostrado reticente a emprender nuevas líneas del metro, aparte de las proyectadas hasta Santurtzi y Basauri, que estarán para 2011. Una de las demandas de los vecinos de Bilbao desde la pasada década es la ampliación del suburbano a barrios periféricos como Otxarkoaga y Txurdinaga y Rekalde, con problemas de comunicación, puesto que el único transporte público es el autobús.

Las autoridades decidieron a principios de 2005, ante la presión vecinal y las mayores disponibilidades presupuestarias por la bonanza económica, la construcción de lo que denominaron línea 3 del metro, entre Etxebarri y el barrio bilbaíno de Uribarri. Ese proyecto ya creó polémica, porque la oposición de Bilbao y colectivos vecinales hablaron de "falso metro", ya que la entidad que lo iba a gestionar iba a ser Euskotren. La Diputación de Vizcaya y el Gobierno han replicado que, pese a ello, tendrá frecuencias y horarios de metro.

Además, esta obra no atendía otro barrio periférico, el de Rekalde, cuyos vecinos han continuado con sus movilizaciones para exigir la llegada del metro. La consejera de Transportes, Nuria López de Guereñu, quiso frenar las reivindicaciones vecinales en una comparecencia reciente en el Parlamento, en la que sugirió la posibilidad de acometer esta obra, aunque sin plazos concretos.

La consejera ofreció datos de lo que calificó "segunda fase de la línea 3". Los estudios de su departamento han contemplado un trazado entre Etxebarri y Rekalde de 4,5 kilómetros, con tres o cuatro estaciones y un coste estimado entre 180 y 200 millones de euros. Es más cara que la primera fase de la línea 2 entre Bilbao y la entrada de Sestao, que costó 286 millones para un trazado de seis kilómetros. Transportes asegura que la línea del metro hasta Rekalde tiene un "extraordinaria complejidad", ya que deberá cruzar la ría, el Ensanche de Bilbao "en su mayor parte bajo edificios, al disponer de pocas oportunidades de seguir el eje de calles amplias" e incluso tendrá que discurrir sobre la línea del suburbano existente, con la necesidad de establecer una segunda estación de correspondencia. La consejera señaló en el Parlamento que la apuesta por extender el tranvía a Rekalde, que se espere esté en funcionamiento en menos de año y medio, "no supone renunciar" a que el metro llegue a este barrio.

Moción parlamentaria

A finales del pasado año, el pleno del Parlamento aprobó una moción, con el apoyo del PSE, PP y Aralar, que defendía la construcción de una línea 3 entre los barrios de Rekalde y Otxarkoaga. Los socialistas señalaron que los planes del Gobierno vasco eran una reconversión de infraestructuras de Euskotren en la zona entre Otxarkoaga y Uribarri y una oferta de tranvía a Rekalde. "Los ciudadanos de todo el trazado que abarcaría la línea no son ciudadanos de segunda. Y por eso quieren una línea de metro y no aceptan sucedáneo de metro más tranvía por metro", afirmó entonces el portavoz del PSE Rodolfo Ares.

El PNV se ha mostrado reacio a la extensión del suburbano por los barrios periféricos debido al alto coste que supondría. Pero en la campaña de las elecciones municipales de 2003, los peneuvistas se engancharon a la propuesta de construcción de la línea 3 ante las presiones políticas y ciudadanas. Al año siguiente, el alcalde, Iñaki Azkuna lo volvió a descartar por su alto coste económico y finalmente se ha optado por la solución intermedia del proyecto hasta Otxarkoaga y Uribarri. "No podemos renunciar a mejorar la accesibilidad a Bilbao de las líneas metropolitanas ni a cubrir las necesidades de aquellas zonas de Bilbao en las que el volumen de viajes justifique la implantación de nuevos transportes", dijo la consejera la pasada semana en el Parlamento.

La nueva línea 3

El proyecto constructivo de la controvertida línea 3 está a punto de culminarse y en él se contempla la posibilidad técnica de ampliarlo hasta Rekalde, según señaló la consejera Nuria López de Guereñu en el Parlamento. Una vez realizado este trámite, las obras podrían comenzar a principios de 2007, el plazo barajado desde que se acordó el proyecto, para que esté disponible en 2010. La llamada línea 3 -"quiero dejar claro que garantizará un servicio de metro a la ciudadanía de Bilbao", afirmó López de Guereñu- requerirá una inversión de 123 millones, casi todo financiado por el Gobierno vasco y la Diputación de Vizcaya. A lo largo de casi 5,8 kilómetros, discurrirá entre la localidad de Etxebarri -donde conecta la línea de Euskotren hacia San Sebastián- y el Casco Viejo bilbaíno, donde engarza con la línea 1 y la de Euskotren procedente del valle del Txorierri. Desde ese punto tendrá cuatro nuevas estaciones: Otxarkoaga, Txurdinaga, Zurbaranbarri y Uribarri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2006

Más información