Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Los viejos tabúes amordazan a Turquía

Los tribunales multiplican los procesos a escritores y periodistas

La imagen de Orhan Pamuk, el novelista turco contemporáneo más célebre, zarandeado a las puertas de un tribunal de Estambul disparó las alarmas en la UE sobre el escaso compromiso del Gobierno de Ankara con la libertad de expresión. El autor de Nieve fue juzgado el pasado diciembre por "atentar contra la identidad turca". Resultó absuelto, pero tuvo que soportar insultos de decenas de exaltados de la extrema derecha nacionalista. Había hablado en una entrevista sobre dos cuestiones que siguen siendo tabú en la Turquía del siglo XXI: el genocidio armenio -que causó más de un millón de muertos durante la I Guerra Mundial- y el conflicto civil con los kurdos -que se ha cobrado más de 37.000 vidas desde hace dos décadas-. Ése fue su delito.

El genocidio armenio y el conflicto kurdo limitan y condicionan la libertad de expresión

Gran amiga de Pamuk, la escritora y periodista Perihan Magden también se estrelló contra el muro del nuevo Código Penal turco, recién reformado antes del inicio de las negociaciones de Turquía con la UE, el pasado octubre. "Es pura tortura psicológica. Sabes que vas a quedar en libertad, pero antes te quieren dar un escarmiento en la calle", recuerda aterrorizada Magden. En su columna en el semanario Aktuelle había defendido el derecho a la objeción de conciencia al servicio militar de un joven gay y pacifista. El pasado 7 de junio tuvo que soportar también a la entrada a la sede de los juzgados las amenazas y empujones de los seguidores de Kemal Kerinçsiz, presidente de la denominada Unión de Juristas de Turquía. Este grupo aprovecha las lagunas del nuevo Código Penal para acribillar a demandas a los intelectuales turcos. "La policía no te protege de esa gente. Un oficial me dijo con desprecio que ellos también tienen derecho a la libertad de expresión", relata Perihen Manden.

El caso de Pinar Selek, una socióloga que se permitió la libertad de investigar en las raíces del conflicto kurdo en Turquía, parece aún más sangrante. A finales de la década de los noventa, Selek viajó por Europa para entrevistar a dirigentes nacionalistas kurdos en el exilio. A su regreso a Estambul fue detenida y la policía le exigió que revelara los nombres de sus contactos. Fue torturada por negarse a cooperar, lo habitual en esa época, pero además fue acusada estar detrás de la explosión que causó siete muertos en el Bazar Egipcio de Estambul en 1998. Siguieron dos años de cárcel y un vía crucis judicial que finalizó con su absolución el pasado 8 de junio.

"Soy feminista y pacifista, mis escritos son críticos con el PKK ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Mentiras de la historia

Hrant Dink, director del semanario turco-armenio Agos, es un viejo conocido de los juzgados de Estambul, donde tiene tres casos pendientes. El pasado 16 de mayo los ultranacionalistas turcos le atacaron a su llegada al tribunal. Mañana está llamado de nuevo a juicio. "Quienes me amenazan a las puertas de los juzgados son los principales interesados en que Turquía no se aproxime a la UE. Pero somos muchos los que vamos a resistirnos a vivir en la mentira", advierte Dink, voz cantante de una comunidad turco-armenia que representa a unas 60.000 personas y que cuenta con 17 escuelas y 32 iglesias.

"La Turquía de 2006 no ha superado su pasado histórico y sigue viviendo en una realidad basada en muchas mentiras", sostiene Dink. "Ha pasado casi un siglo desde el genocidio armenio y aún hay miedo a hablar de lo ocurrido. Sin reconocer nuestro pasado, nunca podremos vivir el presente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de julio de 2006

Más información