Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Borja y Benedicto XIII

Valencia quiere aprovechar la visita de Benedicto XVI para presumir de un espectacular pasado eclesiástico, que incluye dos papas de Xátiva (Alfonso de Borja, Calixto III, el papa gótico, y su sobrino Rodrigo de Borja, Alejandro VI, el papa renacentista); un antipapa, Benedicto XIII, el tozudo aragonés refugiado durante años en Peñíscola y conocido como el Papa Luna; al tercer gran prepósito general de la Compañía de Jesús, san Francisco de Borja, de Gandía, y a 41 cardenales. "No hay muchas regiones fuera de Italia que hayan dado tanto a la Iglesia de Roma desde el siglo XV", presumió ayer la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en la apertura de la exposición Valencia y los Papas, en el Museo de la Ciudad.

Con piezas excepcionales del patrimonio cultural valenciano, la muestra ilustra a través de obras de arte, documentos, libros y otros materiales sobre las relaciones entre el papado romano y la Comunidad Valenciana, desde su aparición como reino en 1238 hasta la actualidad. Destacan la que explica la formación del reino cristiano de Valencia, y la sección dedicada a los asombrosos y polémicos Borja (o Borgia), el periodo de mayor contacto de Valencia con el papado, que dio origen a una increíble leyenda negra contra España por envidias de los desplazados prelados italianos en beneficio de los poderosos valencianos.

La sección sobre la conclusión del Cisma de Occidente ofrece piezas de orfebrería y libros del llamado tesoro de los Papas de Aviñón, que el papa Benedicto XIII trajo a Peñíscola en su huida desde Francia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de julio de 2006