Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La mayor trama de corrupción municipal

El juez encarcela a cinco ex concejales de Marbella para impedir que destruyan pruebas

La policía halla indicios de pagos realizados por las constructoras a la ex alcaldesa Marisol Yagüe

El juez de la Operación Malaya, Miguel Ángel Torres, dictó anoche prisión incondicional sin fianza para el anterior alcalde en funciones de Marbella y ex futbolista Tomás Reñones y los también ex concejales Vicente Manciles, Rafael González, José Luis Fernández Garrosa y María José Lanzat. Los cinco fueron detenidos el martes pasado, junto a otras 26 personas, en la nueva ofensiva judicial desatada contra la corrupción en el Ayuntamiento marbellí. El juez les imputa un delito de cohecho en relación con los casos de prevaricación y tráfico de influencias que investiga.

El juez acordó el ingreso en prisión de Reñones, Manciles, González, Fernández y Lanzat, sin posibilidad de fianza, por entender que los cinco encausados podrían darse a la fuga y destruir pruebas. Además, decretó libertad para la ex edil Carmen Revilla, tras pagar ésta una fianza de 30.000 euros (se le imputa cohecho en relación con concesiones urbanísticas), y dictó libertad sin fianza para el ex concejal Miguel Jiménez, que tendrá que comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes, y para el ex secretario municipal Leopoldo Barrantes.

La prisión incondicional de Lanzat -abogada y ex delegada de Turismo y Deportes de la Junta de Andalucía en Málaga-, dictada esta madrugada tras declarar ésta durante 20 minutos, se fundamenta en la conveniencia de evitar destrucción de pruebas.

Mientras, la investigación avanza. Los policías de la Operación Malaya creen haber encontrado pruebas de que algunas de las empresas constructoras cuyos dueños o administradores fueron detenidos el martes efectuaron pagos a la ex alcaldesa de Marbella Marisol Yagüe y a la ex primera teniente de alcalde Isabel García Marcos, ambas en prisión desde el 30 de marzo pasado tras la primera fase de la operación contra la corrupción marbellí. Según informaron fuentes de la investigación, en una agenda requisada en la empresa Maras Asesores, en la que el supuesto cerebro de la trama, José Antonio Roca, tenía un despacho a pesar de que no figuraba en el organigrama de la compañía, se han encontrado varias anotaciones con la fecha y las cantidades pagadas por las empresas.

En el caso de Yagüe, aparecen las iniciales de una empresa y al lado las anotaciones de varios pagos y las fechas en que se realizaron. Las cantidades abonadas coinciden en el tiempo con el pago que hizo la ex regidora marbellí para levantar una hipoteca de una vivienda que posee en Madrid. Respecto a la ex teniente de alcalde Isabel García Marcos, varias anotaciones coinciden con cantidades de dinero encontradas por separado en su vivienda. En la primera fase de la operación, los agentes se incautaron de cerca de 360.000 euros que García Marcos sostiene que corresponden a una herencia legada por su padre y a donaciones que recibió por su boda, celebrada apenas 12 días antes de su detención.

Libertad bajo fianza

El titular del Juzgado número 5 de Marbella empezó ayer a tomar declaración a los detenidos en la segunda fase de la Operación Malaya. Los primeros en desfilar por su despacho son los 13 ex concejales arrestados. Carmen Revilla, ex concejal de la Mujer y locutora de los medios de comunicación municipales, que ha quedado en libertad bajo fianza de 30.000 euros, el juez Torres la acusa de un presunto delito de cohecho relacionado con la concesión de licencias urbanísticas, según su abogado, Antonio Gálvez, que explicó que su defendida se encuentra "muy contenta y agradecida" por el trato recibido de la policía, el juez y el fiscal Anticorrupción, Juan Manuel López Caballero. Los empresarios Salvador Gardoqui y Sergio Santana también han quedado en libertad bajo sendas fianzas de 12.000 euros.

Los encarcelados Vicente Manciles, Rafael González Carrasco, José Luis Fernández Garrosa y Tomás Reñones fueron trasladados al juzgado por la mañana. El auto de prisión se conoció pasadas las 23.15.

El también ex concejal Miguel Jiménez fue autorizado por el juez a asistir al sepelio de su mujer, Lucía Aguilera, fallecida la noche del martes como consecuencia de un infarto. Aguilera fue secretaria de Jesús Gil y Gil desde 1991 hasta la muerte del ex alcalde, y posteriormente se incorporó a las dependencias de la tenencia de alcaldía de San Pedro de Alcántara. Jiménez ha quedado en libertad sin fianza.

El ex jefe de la Policía Local marbellí Rafael del Pozo, también detenido, sufrió una crisis nerviosa en los calabozos de la Comisaría Provincial de Málaga y tuvo que ser trasladado en ambulancia al Hospital Clínico de la capital malagueña. Del Pozo sufre un cuadro de depresión desde que fue detenido en la primera fase de la Operación Malaya. Entonces fue puesto en libertad bajo fianza.

Hoy comparecerá ante el juez. También lo harán los ex representantes municipales Rafael Calleja y Antonio Luque, así como los otros cuatro ex ediles que aún quedan por declarar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de junio de 2006