Raúl Castro asegura que el único relevo de Fidel es el partido comunista

El 'número dos' del régimen cubano prevé un modelo de gobierno de dirección colectiva

En vísperas del 80º cumpleaños de Fidel Castro, de nuevo el tema de su sucesión ha vuelto al primer plano en Cuba. A diferencia de otras ocasiones, no ha sido el líder comunista el que ha hablado del asunto, sino el ministro de las Fuerzas Armadas, su hermano Raúl, quien por sus cargos e historia debería relevarle en el Gobierno. "El único y digno heredero" de Fidel es el partido comunista, dijo el ministro en un discurso ante los principales mandos militares.

En medios diplomáticos, las palabras de Raúl Castro han sido interpretadas como el anuncio de un futuro gobierno de dirección colectiva. El ministro, en sus palabras el miércoles ante los principales mandos militares, aseguró que el liderazgo de Fidel, nacido el 13 de agosto de 1926, es imposible de transmitir y que su único "digno heredero" es el partido comunista. Fue en el acto por el 45 aniversario del Ejército Occidental.

El segundo hombre fuerte de Cuba se refirió a Washington como un enemigo "tozudo y prepotente" que comete errores, pero que no es "tonto" y sabe que "la especial confianza que otorga el pueblo al líder fundador de una revolución, no se transmite como si se tratara de una herencia a quienes ocupen en el futuro los principales cargos de dirección del país".

El jefe del Ejército cubano aseguró que EE UU trata de "debilitar ideológicamente" a la revolución "con la vista puesta en el futuro, en un escenario que considera más favorable a sus propósitos", es decir, cuando la dirección histórica de la revolución no esté. Entonces afirmó: "El comandante en jefe de la Revolución Cubana es uno solo, y únicamente el partido comunista, como institución que agrupa a la vanguardia revolucionaria (...), puede ser el digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en su líder". Por si a alguien le quedaba duda del mensaje, remató: "Para eso trabajamos y así será. Lo demás es pura especulación, por no decir otra palabra".

En medios diplomáticos, las palabras de Raúl Castro, quien ostenta los cargos de vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros y segundo secretario del Partido Comunista Cubano (PCC), fueron tomadas muy en serio y como una señal clara de que tras la desaparición de Fidel Castro será un gobierno colectivo el que se establezca en la isla, donde jugará un papel rector el PCC.

Desde hace tiempo, el propio Fidel se viene refiriendo en sus discursos a su sucesión y a la necesidad de fomentar un debate sobre "cómo hacer irreversible el proceso revolucionario". Uno de los que recogieron el testigo fue el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, uno de los más cercanos colaboradores de Castro, quien en el Parlamento, aludiendo a la desaparición del líder cubano, pidió a sus compatriotas prepararse para "llenar entre todos como pueblo" el "hueco que nadie puede llenar". En el reciente libro Fidel Castro, biografía a dos voces, del periodista español Ignacio Ramonet, Fidel afirma que en caso de desparecer él, "con toda seguridad" el Parlamento elegiría a su hermano Raúl -de 75 años-, aunque señala: "Pero ya él me va alcanzando en años (...) ya es problema más bien generacional".

Según diplomáticos y analistas, la decisión sobre "cómo debe ser la sucesión" está tomada, y de ahí los más recientes movimientos dentro del PCC, como el restablecimiento del Secretariado del Comité Central, con el objetivo de fortalecer la organización partidista y la institucionalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de junio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50