Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo son mujeres 27 de cada cien directores en ESO y 14 en primaria

La profesión de docente, pese a ser uno de los sectores laborales más "feminizados" -cerca del 70% lo ejercen mujeres- es uno de los trabajos donde la discriminación en los altos cargos de dirección cobra más fuerza. Según un estudio de la federación de enseñanza de CC OO en la Comunidad Valenciana realizado entre las 52.858 personas que trabajan en el sistema educativo (entre funcionarios/as de carrera, personal interino y personal sustituto), el porcentaje medio de mujeres que ejercen entre los tres niveles de primaria, ESO, y técnicos de FP es del 63,86%. Sin embargo, a la hora de ser elegidas en cargos de dirección en Primaria sólo el 14% corresponde a mujeres (frente a un 86% de hombres). El porcentaje en ESO tampoco varía demasiado, aunque corrige al alza el desajuste, siendo de un 27% de directoras, frente al 72% de hombres.

El estudio de CC OO -el primero de esta magnitud y que analiza además prácticamente una década, entre 1997 y el ejercicio actual- revela que no solo en los puestos directivos se produce esa discriminación. El desequilibrio empieza desde las oposiciones: ya que, además, las mujeres se presentan más y sacan mejor nota. La media de mujeres presentadas en ese periodo a las oposiciones para el cuerpo de maestros de primaria es de 78,9% frente al 21,1% de hombres. Sin embargo, el porcentaje de hombres aprobados baja al 18,7%, mientras que el de maestras aprobadas es del 83,1% (tres puntos más entre presentadas y aprobadas).

La diferencia al pasar a Secundaria es abismal puesto que el porcentaje de mujeres que se presenta se reduce al 60% y, sin embargo, aprueba el 85,6% de las presentadas. Mientras que, entre los hombres, el restante 40% presentado, sólo un 41,1% de estos aprueban.

Directoras por un periodo

El segundo elemento que refleja esta discriminación en el sector docente es la permanencia en el cargo de dirección, que es clave a la hora de una puntuación en concurso de traslados o para obtener un destino fijo (normalmente próximo al domicilio familiar). El estudio subraya que mientras los candidatos hombres con más de un mandato (de cuatro años) que repite ocurre en el 60% de los casos electos; la experiencia en mujeres candidatas a la dirección de un centro de primaria con cuatro años de dirección solo representa al 9% de aspirantes.

La explicación, según coincidieron ayer Miguel Ángel Vera, secretario de Acción Sindical de CC OO; Ofelia Villa, secretaria de la Dona de CC OO; e Inmaculada Sánchez, secretaria de Organización de CC OO, estriba en "la necesidad de un cambio de cultura organizativa". Mientras el modelo de organización del tiempo y de la gestión siga siendo el mismo, las mujeres lo tienen más difícil.

"Es difícil que una mujer repita en el cargo, pese a que es importante en su carrera para obtener un traslado", cita Sánchez, "pero no compensa con la dificultad para conciliar trabajo y responsabilidad familiar, ni el trato con una Administración totalmente masculinizada, o la incompatibilidad de horarios para cuidar menores o ancianos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2006