Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS teme un nuevo caso de transmisión del H5N1 entre personas

Descartados los cerdos, las aves de corral y las mascotas, los investigadores de la Organización Mundial de la Salud vuelven a la hipótesis de que el brote de gripe aviar de hace un mes en Sumatra se deba a una transmisión entre personas. Siete miembros de una misma familia han fallecido ya, sin que se haya encontrado un animal que sea el foco.

Desde 2003, la OMS ha seguido con especial atención los casos en que varios miembros de una familia se han visto afectados por el H5N1. Ha habido varios casos, pero ninguno tan numeroso ni con efectos tan dramáticos. En este brote, los fallecidos son siete: todos los infectados menos uno. "Esta es la primera vez que estamos completamente perplejos sobre un posible contagio de una única fuente", declaró el portavoz de la OMS para el Pacífico, Peter Cordingley.

La situación abre dos posibilidades. La primera, que todas las personas hayan estado en contacto con un mismo animal, y que el virus sea más agresivo que lo normal. Ello explicaría el elevado número de infectados.

La segunda -más preocupante- es que se haya producido, por primera vez, un salto del virus de una persona a otra. Si se confirma esta hipótesis, sería el primer caso demostrado de contagio entre personas del H5N1. La OMS insiste en que, de momento, no ha encontrado cambios [mutaciones] en el virus que indiquen que éste se haya vuelto más peligroso para los seres humanos, y que el caso de Indonesia se trata de una "transmisión accidental", debido al estrecho contacto entre los miembros de la familia.

Lo que sí está claro es que el virus se ha hecho endémico de países como Indonesia (en lo que va de año se han registrado 42 enfermos y 33 muertes).

Y la mortalidad ha aumentado. En 2005 falleció el 43% de las personas que se habían infectado (41 de 95). En 2006, la tasa es de casi el 65% (48 de 74). Pero estos datos se refieren sólo a los casos reconocidos por la OMS, y es posible que el número de enfermos sea mayor, y que sólo se registren los graves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de mayo de 2006