Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un decálogo orienta a los padres para que los chavales usen bien los videojuegos y la televisión

Cerca de 800.000 niños y niñas ven la televisión, después de las diez de la noche, fuera del horario protegido (de 6.00 a 22.00). Alrededor de 200.000, más allá de la madrugada. Entre los 4 y 12 años están 864 horas al año ante la pantalla frente a las 960 que pasan en el colegio.

En 2005 se vendieron en España cerca de 16 millones de videojuegos y más de dos millones de videoconsolas. Para ayudar a los padres ante este consumo infantil, el Gobierno y RTVE difundieron ayer un decálogo para el uso responsable de televisión y videojuegos.

Acompañar a los hijos frente al televisor, atender la clasificación por edades, establecer un consumo racional y conocer los videojuegos y los programas que consumen son algunas de las pautas del decálogo. Asimismo, advierte de "la relación directa" que existe entre el tiempo que pasan ante de las pantallas y el sobrepeso. Para evitar riesgos, el decálogo recomienda vigilar los contenidos que "fomenten contravalores éticos y sociales".

MÁS INFORMACIÓN

La secretaria de Estado de Servicios Sociales, Amparo Valcarce, y la directora general de RTVE, Carmen Caffarel, presentaron ayer esta guía

. El decálogo aboga por que "se utilice su gran potencial para la formación y el entretenimiento y evitar en lo posible los contenidos perjudiciales".

Precisamente, uno de los 11 objetivos del primer Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia 2006-2009, que se aprobará hoy, consiste en velar por los derechos y protección de los niños en los medios de comunicación y nuevas tecnologías, según el borrador al que ha tenido acceso EL PAÍS. Entre las 12 medidas figura la de "reforzar el control sobre la programación televisiva". Se propone que se responsabilice de ella la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones. También "facilitar el acceso responsable y generalizado a Internet a niños y jóvenes", además de "mejorar la seguridad de la Red mediante la potenciación de sistemas de filtrado, códigos de autorregulación y líneas de denuncia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2006