Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La suspensión del suministro es una posibilidad real"

"Lo que queremos", dice Carl Meacham, del equipo del senador Richard Lugar, "es hacer esta pregunta a la Administración y la industria: ¿qué haría si Venezuela decide suspender el suministro de petróleo?". ¿Es realista la posibilidad? "Naturalmente", afirma Adam Isacson, especialista en Latinoamérica del Center for Internacional Policy, que añade: "Es una amenaza real. Sin ninguna duda, EE UU tendría que tener planes de emergencia para abordar la eventualidad de un corte. Sería una irresponsabilidad no tenerlos. Lo único que ha impedido que [el presidente venezolano Hugo] Chávez lleve a cabo sus amenazas es que China está muy lejos y no hay formas racionales o baratas de venderles el petróleo. En caso contrario, Chávez ya habría dicho adiós a EE UU hace mucho tiempo".

Pedro M. Burelli, que fue director externo de la petrolera estatal PDVSA, dijo al diario venezolano El Universal que no descartaba un corte en el suministro. Burelli explica ahora por qué: "No lo descarto; el cálculo de Chávez siempre ha sido político, las consecuencias económicas son para él secundarias. La situación compleja del mercado petrolero le hace sentirse todopoderoso y puede que considere posible consolidarse utilizando esta ventaja".

George Friedman, presidente del centro de análisis Stratfor, escribió hace meses sobre las "serias limitaciones" de Chávez para dejar de vender petróleo a EE UU y dijo que sus amenazas "no tienen sentido", porque "Venezuela no podría sobrevivir mucho sin exportar su petróleo"; Chávez necesita más a EE UU que a la inversa.

Paraísos fiscales

Desde Caracas, otro experto, John Sweeney, tachó de equivocado y superficial su análisis. "Los Gobiernos de Chávez y Castro han desarrollado redes conjuntas para colocar miles de millones de dólares del petróleo venezolano en cuentas en paraísos fiscales y tienen estrechos lazos con Irán, Siria, Corea del Norte y el grupo Hamás".

El Departamento de Estado de EE UU, que acaba de anunciar la interrupción de la venta de armas a Venezuela, ¿contempla la posibilidad? "Es algo hipotético, y desafortunadamente no podemos contestar", dice un alto cargo, que añade: "Naturalmente, siempre tendemos a considerar un abanico amplio de posibilidades, pero esperamos que no ocurra nada".

El embajador de EE UU en Caracas, William Brownfield, declaró hace dos meses a El Universal: "EE UU podría sobrevivir, con su economía intacta, sin tener a Venezuela como socio petrolero. Pero sería una lástima, porque esta relación es natural y sirve a los intereses mutuos. Ahora, si Venezuela decide no vendernos su petróleo, podría comerciar con otros mercados. Lo mismo haremos nosotros. Ambas sobrevivirán. Pero ojalá que eso no ocurra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006