Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los grupos parlamentarios se unen contra el PSOE frente al recorte en RTVE

Todos los grupos parlamentarios, a excepción del PSOE, rechazaron ayer en el Congreso los aspectos fundamentales del plan de reconversión de RTVE, que prevé el cierre de una treintena de emisoras de radio (entre ellas la cadena en catalán Ràdio 4), la reducción de la actividad de los centros territoriales y la reconversión del centro de producción de Canarias. Dicho plan está en plena negociación con los sindicatos del Ente Público, que el próximo viernes se reunirán con los máximos dirigentes de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), organismo al que está adscrito el grupo de comunicación.

A propuesta de CiU, IU-ICV y ERC, la Comisión de Control de RTVE aprobó instar al Gobierno a que garantice la continuidad de Ràdio 4 e impulse su relanzamiento y se mantengan las desconexiones territoriales en Radio 5 y en TVE-Cataluña. Estos grupos defendieron el histórico papel desempeñado por la emisora en favor de la pluralidad lingüística. El PP, que votó a favor de la iniciativa, consideró que el plan de saneamiento dejará a la radio pública "como un solar", según la diputada Macarena Montesinos, quien respaldó la actual estructura del Ente Público como esencia de la "vertebración territorial" y rechazó la tesis esgrimida por RTVE de que determinadas actividades de servicio público están suficientemente cubiertas por las televisiones de radios autonómicas.

El portavoz socialista, Óscar López, abogó por el "pluralismo lingüístico y cultural de RTVE" y defendió una enmienda en la que se garantizaban las desconexiones en catalán a través de RNE (el plan deja esta labor en manos de Radio 1) y TVE en Cataluña. Respecto a la continuidad de Ràdio 4 pidió "respeto" al proceso de negociación.

Condición insular

Además, el PP consiguió el apoyo de todos los grupos -salvo el socialista- a su propia iniciativa parlamentaria para mantener y potenciar el centro de producción de TVE en Canarias, que según el plan perdería su condición de centro de producción para pasar a ser una delegación informativa, como en el resto de las autonomías. El diputado popular Cándido Reguera argumentó que el centro insular cuenta con una plantilla de 300 profesionales, produce 18 programas "de gran aceptación y simbología popular" y elabora unas 1.200 horas anuales. En su opinión, esta unidad de producción debe seguir contribuyendo a difundir las singularidades del archipiélago y ser "elemento de cohesión territorial y nacional".

Durante el debate el PSOE sacó adelante una proposición no de ley para que el Consejo de Administración elabore un código de buenas prácticas para controlar la emisión de mensajes SMS (desde teléfonos móviles) en los programas de televisión. Se trata de evitar textos lesivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006