Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JAZZ

Éramos tan felices

Como en un cuento. Los cinco Dolores originales sobre un escenario, 25 años después. Algún pelo de menos, alguna tripa de más, quien no ha sido padre es abuelo. Espectáculo gozoso, el de los cinco veteranos sacando del baúl las piezas que fueron alma, corazón y vida para muchos. Ese delicioso batiburrillo de muchas cosas, de cuando todo estaba por hacer y nada se daba por sabido. Lo que reproducían -la modernidad de entonces, Weather report, Milton Nascimento...- y lo que ellos mismos se inventaron. Tuvieron que venir desde Japón y Estados Unidos para que nos enteráramos de lo importantes que fueron Dolores. Que, sin Dolores, no hubiera habido un Paco de Lucía -no, tal como le conocemos- ni el Camarón de La leyenda del tiempo; tampoco un Chano Domínguez. Ellos estuvieron en el principio de los tiempos y tocaban esta misma música repleta de intuiciones de la que ofrecieron el viernes una lectura inteligente y realista.

Dolores

Pedro Ruy-Blas, batería, voz; Jorge Pardo, saxos y flauta; Jesús Pardo, teclados; Antonio Aguilar, bajo; Rubem Dantas, percusión. Teatro Municipal Buero Vallejo, Alcorcón (Madrid), 5 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de mayo de 2006