Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Réplica

En su artículo del 27 de abril No imponer, no impedir, doña Margarita Uría, diputada del PNV, insiste al menos tres veces en que la sociedad vasca ha de decidir su futuro. Se equivoca, porque la sociedad vasca es parte de la sociedad española, y sólo ésta tiene el poder jurídico y efectivo de tomar esas decisiones. Los habitantes del País Vasco son ciudadanos españoles, no habitantes de un territorio pendiente de descolonización, y la Constitución vigente es clarísima al respecto. Lo del árbol y las nueces no lo inventó ninguna emisora de radio, sino el anterior presidente del PNV, por el que la señora Uría es diputada en el Congreso de la nación española.

Convendría mucho, para no repetir las tragedias del pasado, que una idea tan clara como ésta arraigara en su mente y en la sus compañeros de partido, incluyendo mi amigo el ex eurodiputado señor Imaz, que conoce muy bien la doctrina europea en materia de unidad nacional. ¿O es que acaso la amputación de un brazo interesa sólo al brazo y no al resto del cuerpo? Le aseguro que ese "resto" no permitirá nunca la amputación pacífica, cosa que por otra parte también han dicho el señor presidente del Gobierno y el del Partido Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de abril de 2006