Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos mantienen la huelga en la UPV tras fracasar la negociación

Educación rechaza paralizar el proyecto de decreto de complementos

La conflictividad laboral continuará marcando en las próximas semanas la actividad de la Universidad del País Vasco (UPV). A un mes del comienzo del periodo de exámenes, la reunión de todos los sindicatos representados en la universidad pública con Educación y el Rectorado para discutir la mejora de las retribuciones de sus profesores se saldó ayer con un "rotundo fracaso", según las centrales, que mantienen la convocatoria de una nueva huelga general en la UPV para los próximos días 15 y 16 de mayo.

Las centrales con representación entre los 4.200 profesores de la universidad pública (CCOO, STEE-EILAS, LAB, CSIF, ELA y UGT) calificaron como "una auténtica provocación" la negativa del departamento a paralizar el polémico proyecto de decreto de complementos de productividad de los docentes. Educación también se negó a considerar la exigencia sindical de una subida generalizada de 6.000 euros brutos anuales de sus sueldos.

Lejos de acercar posturas, la cita de ayer en Vitoria sólo sirvió para confirmar el anuncio de las centrales de convocar dos nuevas jornadas de huelga general del cuerpo docente, cuyo preaviso presentarán hoy mismo en el Rectorado y en la sede del Ejecutivo en Bilbao.Las centrales ya habían adelantado el martes que la anulación de las movilizaciones dependía de que observaran una voluntad "real" de negociación en el Ejecutivo que debía plasmarse en tres requisitos: la renuncia a aprobar el decreto de complementos hasta que no concluyan las negociaciones, la apertura de una discusión no condicionada por el contenido del decreto, y la "clara voluntad de ampliar las cantidades presupuestarias destinadas al incremento retributivo".

Fuentes sindicales presentes en la reunión destacaron que no se dio ninguna de las tres condiciones.

Peticiones "maximalistas"

Tanto la viceconsejera de Universidades, Ibone Amezaga, como el director de Universidades, Patxi Juaristi, dejaron claro a las centrales que el decreto continuará adelante y que la consejería no va a asumir una subida generalizada de los salarios de los profesores de la UPV.

"Ha sido un auténtico bluff. No han aceptado ninguno de los tres puntos y así lo han dejado claro desde el principio. En lugar de buscar una solución, lo que van a conseguir es indignar aún más a los profesores", explicaron. Estas mismas fuentes mostraron su extrañeza por la actitud de la representante del Rectorado, la vicerrectora de Organización Académica, Eva Ferreira, quien no puso reparos a la postura de la consejería.

Educación atribuyó la imposibilidad de un acercamiento a lo que calificaron como reivindicaciones "maximalistas" de los sindicatos. "No estamos cerrados a negociar y a ofrecer incluso un aumento de los salarios de los docentes, pero no se nos da ningún margen para alcanzar un acuerdo", aseguraron fuentes del departamento.

Los resultados de la cita auguran un periodo de inestabilidad en la universidad pública en una etapa especialmente delicada del curso académico: la época de exámenes. Queda por ver si el masivo seguimiento a la primera convocatoria de paro, el pasado 29 de marzo, que tuvo un apoyo superior al 90%, se repetirá dentro de algo más de dos semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006