Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA GRAN CITA DE LAS LETRAS

Satisfacción en Girona, Tarragona y Lleida por el éxito de la jornada

Los autores locales compiten sin prejuicios con los grandes 'best-sellers'

La ciudad de Girona vivió una de las jornadas de Sant Jordi más multitudinarias y exitosas de los últimos años, al igual que Lleida y Tarragona, pese a la inicial amenaza de lluvia. La satisfacción de los libreros era patente por la gran afluencia de gente a los puestos instalados en calles y plazas, donde los autores locales compitieron sin prejuicios con los dos best-sellers del día: La catedral del mar, de Ildefonso Falcones, y Bienvenidos al mundo real, de Sandro Rosell.

En la Rambla y la plaza de Catalunya de Girona la muchedumbre debía abrirse paso a codazos para acceder a la primera fila de los puestos de libros. La extraordinaria efervescencia literaria hizo aparecer incluso un nuevo espécimen hasta ahora desconocido en Girona: el vendedor clandestino de libros. Arrastrando un par de bolsas de basura repletas de libros viejos, el curioso vendedor ofrecía un volumen de Quevedo como quien vende cervezas en un concierto, informa Gerard Bagué.

Los libros más vendidos en Girona ni siquiera llegaron a Sant Jordi. Como el de Sandro Rosell, que se agotó la víspera. Entre los autores gerundenses que fueron profetas en su tierra, muy por detrás de los superventas, destaca el adolescente de Lloret de Mar Èric Bertran, que en un mes y medio ya ha vendido 10.000 ejemplares de su Èric i l'exèrcit del Fènix, donde novela la aventura que empezó reclamando el etiquetado en catalán a unos supermercados y acabó ante la Audiencia Nacional acusado de terrorismo. Otros autores gerundenses que ayer vendieron bien sus obras y firmaron ejemplares fueron Miquel Pairolí, con sus Exploraciones literarias, y Josep Maria Fonalleras con Sis homes.

En Lleida, miles de personas formaron aglomeraciones en los puestos de libros y rosas instalados por las principales librerías en el eje comercial de la ciudad. El Gremio de Libreros expresó su satisfacción por el volumen de ventas: más de 50.000 ejemplares. Junto a La fortaleza digital, de Dan Brown; Mauricio o las elecciones primarias, de Eduardo Mendoza, y el libro de Sandro Rosell, tres de los libros más vendidos en Lleida, el del periodista leridano Carles Porta se situó en muy buen lugar con su libro Tor. Tretze cases i tres morts, informa Lluís Visa.

Vermut literario

Uno de los actos más concurridos ayer en Lleida fue el tradicional vermut literario organizado por una librería en la céntrica Rambla d'Aragó, que durante más de dos horas se convirtió en un punto de encuentro entre escritores y lectores.

En Tarragona, la gente no madrugó. La afluencia a los puestos de venta de libros se hizo esperar y, aunque más tarde que otros años, la clientela no falló y tomó el centro de las principales ciudades de la provincia en busca de libros que, en gran medida, eran producto de la creación local. Así, en la capital, la Historia de Tarragona (Arola), de Maria Antònia Ferrer, fue uno de los más vendidos de la jornada, según el presidente del Gremio de Libreros, Josep Rovira. "Hacía mucho que no teníamos un libro de historia local y el de Ferrer se ha convertido en un perfecto libro para regalar este año", explicó ovira, informa Oriol Aymí.

En Reus (Baix Camp), L'antic hospital i el seu barri (Carrutxa), del historiador Ezequiel Gort, y El vell somriure de la veritat (Arola), de Jordi Agràs, novela de ficción ambientada en la ciudad, compitieron sin prejuicios con La catedral del mar, gran triunfadora en la provincia. Y en Tortosa (Baix Ebre), el protagonismo indiscutible fue para el carismático grupo de folclor popular Quico el Cèlio, el Noi i el Mut de Ferreries, que ha plasmado en Lo llibre de música (Cossetània) su cancionero y su historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de abril de 2006