Los inspectores sospechan que Teherán tiene capacidad para enriquecer uranio con más rapidez de la prevista

De todas las últimas afirmaciones de Irán sobre su programa nuclear, hay una frase de la pasada semana de su presidente, Mahmud Ahmadineyad, que ha provocado sorpresa y preocupación entre los inspectores nucleares: dijo que Teherán está llevando a cabo investigaciones con la centrifugadora P-2 y alardeó de que ello cuadruplicaría la capacidad para enriquecer uranio.

La afirmación implica que incluso empezando el proceso de enriquecimiento sobre pequeñas cantidades de uranio, el plan nuclear de Teherán es más sofisticado de lo que se creía y podría desarrollarse con mayor rapidez. El régimen de los ayatolás ha insistido reiteradamente que abandonó el programa relacionado con la P-2 hace tres años. No obstante, analistas occidentales sospechan desde hace años que Irán tenía un segundo programa, secreto, abastecido en el mercado negro controlado por el científico atómico paquistaní Abdul Qadir Khan.

Más información

Diplomáticos europeos aseguran que el hipotético programa iraní con esta potente centrifugadora será uno de los puntos que se abordarán en las conversaciones entre el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) y la delegación iraní, que llega hoy a Viena. Si se confirmara, EE UU deberá revisar las estimaciones sobre cuánto tiempo necesita Irán para construir una bomba atómica. Actualmente se considera que podría contar con ella entre 2010 y 2015. También quedaría claro que la relación entre Irán y Khan ha sido más prolongada e intensa de lo que se había reconocido.

Robert Joseph, subsecretario de Estado estadounidense para control armamentístico y seguridad internacional, afirmó el sábado: "Es la primera vez que escucho a las autoridades iraníes admitirlo [que trabajan con esta tecnología avanzada]".

Fuentes del OIEA insisten en que aclarar el misterio de las P-2 se ha convertido en una de las cuestiones más importantes que deben contestarse antes del 28 de abril, fecha en que el director del OIEA, Mohamed el Baradei, presentará su informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Por otro lado, el Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional (ISIS, en sus siglas en inglés) ha elaborado un estudio en el que sostiene que Irán ha reforzado y ampliado las instalaciones donde trabaja en su programa nuclear, en Isfahan y Natanz. Este centro estadounidense, dirigido por el ex inspector nuclear de Naciones Unidas David Albright, ha divulgado fotos tomadas por satélite que aparentemente muestran que se han construido túneles subterráneos hasta 17 metros bajo tierra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de abril de 2006.

Lo más visto en...

Top 50