Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Europa condena el tráfico de mujeres por el Mundial de Fútbol

El organismo pide a la FIFA que rechace la prostitución forzada ante Alemania 2006

El Consejo de Europa pidió ayer a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) que condene explícitamente el tráfico de mujeres que se prevé masivo con vistas al Mundial de Alemania 2006. La resolución aprobada ayer por el organismo encargado de velar por los derechos humanos en Europa se produce después de que ONG alemanas calcularan que decenas de miles de mujeres se verán obligadas a prostituirse en las ciudades donde se celebrará el campeonato del 9 de junio al 9 de julio próximos. Joseph Blatter, presidente de la FIFA, lanzó la pelota al tejado del Gobierno alemán, al que considera que corresponde ocuparse de "un asunto interno de la organización de una copa del mundo".

Con la resolución aprobada ayer por 70 votos a favor y dos abstenciones, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa se suma a las condenas expresadas por la Comisión Europea, la Eurocámara y algunos Estados miembros del Consejo Europeo liderados por Suecia, que pidió a Alemania, donde la prostitución está legalizada, que explique como piensa impedir que lleguen a su país mujeres engañadas y obligadas a prostituirse durante el mundial de fútbol.

La suiza Ruth-Gaby Vermont-Mangold fue la encargada ayer de exponer ante la Asamblea del Consejo de Europa un informe que recoge los cálculos de algunas ONG, según las cuales, entre 30.000 y 60.000 mujeres -incluidas adolescentes menores de 17 años- recalarían en las principales ciudades alemanas bajo la promesa de obtener un empleo, y después se verían forzadas por las mafias a ejercer la prostitución.

El texto de la ponente explica además cómo "toda la industria del sexo se está preparando para el Mundial". "Un complejo de 3.000 metros cuadrados (Eros Center) con 650 'habitáculos para servicios' ha sido construido cerca del Estadio olímpico de Berlín, mientras que en Colonia se proyecta la construcción de estancias similares compuestas por una cama, una ducha y máquinas de condones y aperitivos", dice la relatora, que opta por no pronunciarse en el debate sobre la legalización de la prostitución, porque para ella lo importante es "preguntarse si las mujeres que ofrecen servicios sexuales están siendo explotadas o no". Y su conclusión es que "un gran número de mujeres y niñas de las que trabajarán como prostitutas durante el Mundial habrán sido forzadas a hacerlo". El presidente del grupo Socialista en el Consejo, el español Lluis María de Puig, consideró que se trata de un "negocio diabólico" y dijo que habría que "repudiar" a los clientes.

La resolución pide a los 46 países miembros del Consejo de Europa que firmen el Convenio contra la trata de seres humanos, rubricado hasta ahora por 26 Estados, pero ninguno lo ha ratificado.

Vermont-Mangold se dirigió sin miramientos a la federación de fútbol: "La FIFA considera el tráfico de seres humanos una forma de daño colateral que debe ser aceptado. La FIFA y su presidente, Joseph Blatter, tienen que aceptar sus responsabilidades".

Blatter, por su parte, eludió ayer todo tipo de responsabilidad y dudó de los cálculos de las ONG. "Lo primero, no estoy seguro de que eso [la explotación de mujeres y niñas con motivo del mundial] sea cierto", dijo en conferencia de prensa en Ginebra. "Lo segundo, el Gobierno alemán ya ha sido alertado, también por la FIFA, de este tema. Pero la FIFA no puede intervenir en un asunto interno del organizador de la Copa del Mundo", declaró Blatter, quien explicó que los buzones de correo electrónico de la federación y el suyo mismo han sido inundados con mensajes de protesta.

Por parte de la instituciones europeas, los ministros de Interior de los Veinticinco tratarán esta cuestión en el Consejo que está previsto celebrar a finales de mes en Luxemburgo. En él, el comisario europeo de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, no propondrá como anunció inicialmente que se imponga un visado temporal (por el tiempo que dure el mundial) a los países que Europol considera de origen de prostitución ilegal, y en los que ahora no se requiera visado. Sin embargo, sí pedirá a los Estados miembros que refuercen el control fronterizo y se detengan en las mujeres que aleguen por ejemplo motivaciones turísticas para entrar en la UE, y no hayan reservado hotel, o no lleven dinero de bolsillo, explicó ayer un portavoz europeo de Interior.

Campaña sueca

Suecia, país que castiga a los clientes que solicitan los servicios de las prostitutas, no ha dudado en liderar la campaña europea en contra de los proxenetas y la prostitución forzada.

Primero fue el ministro de Justicia sueco, el ex futbolista de élite Thomas Bodström, quien alzó la voz entre los Veinticinco y pidió a Alemania, -donde la prostitución está regulada- que explique qué hará para prevenir el tráfico de mujeres durante el próximo mundial de fútbol. Y la última propuesta ha venido del Defensor del Pueblo sueco para la igualdad de género, quien ha pedido que la selección nacional renuncie a participar en el mundial de fútbol que se celebrará entre el 9 de junio y el 9 de julio en Alemania. "Estamos ante una buena ocasión para hacer algo eficaz en contra de la esclavitud moderna", dijo Claes Borgström a la radio pública sueca.

Esta propuesta se suma a la de organizaciones feministas suecas, lo que ha dado lugar a un intenso debate en el país, según fuentes diplomáticas suecas en Bruselas. "El Gobierno de momento no se plantea tomar ninguna decisión en este sentido", añadieron.

También destacaron que no están solos en la cruzada contra la prostitución forzada en Alemania, ya que -añadieron- el comisario europeo de Justicia, Franco Frattini, y el Departamento de Estado de EE UU han pedido explicaciones a las autoridades alemanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de abril de 2006

Más información